Compartir este artículo

El futuro que le espera a la Sanidad Pública tras las elecciones generales del 20D es muy preocupante. El largo período electoral llega a su fin, y por desgracia de nuevo volverán a escena los recortes y las políticas de austeridad. Las diferentes opciones que barajan las encuestas para formar el próximo gobierno español coinciden en un tema fundamental: se van a seguir acatando las directrices de la Unión Europea y se va a continuar pagando la Deuda Pública creada por el rescate de la Banca. El problema es que no hay forma de garantizar unos Servicios Públicos de calidad (Sanidad, Educación, Dependencia…) mientras que buena parte de los Presupuestos estatales y autonómicos vayan a pagar la Deuda Ilegítima que cocinaron tanto los gobiernos del PSOE como los del PP (y que pagó religiosamente la Junta de Andalucía del PSOE-IU).

 

La Sanidad Pública andaluza se encuentra gravemente amenazada. En los últimos años hemos vivido la tercerización de algunos sectores del SAS y todo apunta a que después del 20D veremos un acelerón de este proceso. El proyecto del gobierno andaluz es avanzar en la privatización del conjunto de la Sanidad, comenzando por los sectores no sanitaros del SAS, y donde pretenden que la próxima víctima sea el sector de Mantenimiento. La nueva Orden del SAS es una clara prueba de sus intenciones en relación al Mantenimiento, y la firma de CCOO, UGT y CSIF constituye un vergonzoso ejemplo del papel que van a jugar estos sindicatos, que viven de las subvenciones y que se disciplinan a la Administración (traicionando los intereses de los trabajadores/as a quienes dicen que representan).

 

El futuro de la Sanidad y la lucha de Mantenimiento

 

Para Sindicalistas por la Unidad Popular defender hoy la Sanidad Pública pasa por apoyar la lucha de Mantenimiento, por defender la permanencia y la especialización de todas y cada una de las categorías actuales, por defender la regularización de la contratación, una Bolsa de empleo digna, que se cubran las vacantes, que se garantice la integración en la categoría C y que se convoquen oposiciones con garantías. Tumbar la nueva Orden y garantizar que el sector continúe siendo público equivaldría a frenar el proceso de privatización de la Sanidad y fortalecer al conjunto de los sectores amenazados. Una tarea de semejante tamaño no puede recaer sólo sobre los propios trabajadores/as de Mantenimiento. Es preciso arropar y apoyar la lucha, en primer lugar con el resto de sectores del SAS (cocina, lavandería, celadores, auxiliares…) y también con el conjunto de trabajadores/as y estudiantes. Defender la Sanidad, unificar las luchas, construir nuevos referentes unitarios y de base que sirvan para enfrentar la situación de crisis que los gobiernos están cargando sobre las familias trabajadoras, es una tarea de todos/as.

 

Nosotras somos candidatas de Unidad Popular al Congreso y en nuestro programa llevamos el firme compromiso de defender la Sanidad Pública y de Calidad, para lo cual es indispensable priorizar en los Presupuestos los Servicios Públicos y las necesidades de las familias trabajadoras, así como realizar una auditoría de la Deuda para dejar de pagar la parte ilegítima surgida de la corrupción y del rescate bancario. Sin embargo, no pedimos el voto para después sustituir nuestro programa por pactos, ni para apoyar al nuevo Gobierno, ya que pensamos que el camino para salvar la Sanidad Pública no vendrá del gobierno que surja del 20D (sea PP, PSOE o Cs). Estamos convencidas de que la única forma de evitar el proceso de privatización es mediante la movilización y la autoorganización de los/as trabajadores/as y a través de la unidad de las luchas. Nuestras candidaturas y nuestra campaña están ante todo al servicio de las luchas obreras y estudiantiles. Damos todo nuestro apoyo a los/as trabajadores/as de Mantenimiento del SAS, que continúan con la lucha que iniciaron hace meses en defensa de sus derechos y en contra de la privatización y que, a pesar de la política de la Junta y de la nueva traición de los sindicatos mayoritarios, no bajan la guardia y, al tiempo que siguen movilizándose, están avanzando en su organización sindical.

 

El 20D te pedimos el voto: un voto que representa el apoyo a un programa y a un compromiso de lucha, un voto para llevar las luchas al Parlamento y para seguir luchando en las calles después del 20D, gane quien gane.

 

Isabel Pulido (no2 al Congreso por UNIDAD POPULAR – Sevilla) y Laura Requena (no2 al Congreso por UNIDAD POPULAR – Málaga), militantes de CORRIENTE ROJA, afiliadas al Sindicato COBAS y miembros de SINDICALISTAS POR LA UNIDAD POPULAR

Compartir este artículo