Compartir este artículo

¡NO MÁS ASESINATOS! ¡ACABEMOS CON LA TRANSFOBIA!

El 20 de noviembre es una fecha en que activistas de todo el mundo recuerdan las miles de personas Trans que han sido y siguen siendo asesinadas de forma brutal cada año. Es un día dedicado a la memoria de las personas trans que han sido víctimas de crímenes de odio y violencia.

Núcleo LGBT de Corriente Roja Madrid

Entre la comunidad LGTBIs, las personas transexuales son las más oprimidas y a las que son negados los derechos más básicos. La transfobia en nuestra sociedad sigue siendo muy grande, pues los gobiernos niegan a estas personas su derecho a la educación, sanidad y trabajo. Les niegan el propio derecho a la identidad de género y al cambio de nombre de manera definitiva.

Más de 1.700 personas Trans han sido asesinadas en los últimos 7 años, según el Observatorio de Personas Trans (TMM). Se sabe que de enero de 2008 a marzo del 2014 fueron asesinadas 87 personas Trans en Europa. De hecho, en los registros más recientes se constata un aumento constante de asesinatos de personas Trans en todo el planeta. Los datos publicados de forma oficial son muy escasos (los gobiernos hacen poco caso a la hora de contabilizar esos casos, y esto se explica por su carácter transfóbico); en este sentido sabemos que los números conocidos están muy por debajo de lo que pasa en la realidad.

Además los asesinatos de personas Trans se caracterizan por la espantosa brutalidad con la que se llevan a cabo; en general vienen acompañados de violaciones, torturas y mutilaciones. Los casos más conocidos son los que atentan contra la vida de las personas Trans que se encuentran en situación de prostitución y según datos de mayo de 2015 publicados en el sitio Transrespect-transphobia.org : “De estas víctimas reportadas cuyas causas de muerte se conocen, el 44% fueron disparadas a muerte, 23% fueron apuñaladas a muerte y el 13% fueron golpeadas a muerte. De aquellas víctimas cuya localización en el momento de la muerte se conoce, el 38% de ellas fueron asesinadas en la calle y 24% fueron asesinadas en sus hogares”.

Otro dato preocupante es que muchos de los casos de violencia seguidos de asesinatos los sufren jóvenes menores de edad, que son atacados por sus padres o parientes cercanos.

Para acabar con toda forma de opresión nosotras y nosotros creemos que es necesario acabar con el capitalismo. Este sistema que oprime y explota a las trabajadoras y trabajadores en todo el mundo, que no nos permite asumir nuestras identidades y nos quita el acceso a los derechos más básicos; y en el caso de las personas Trans peor aún porque se trata del derecho a la vida.

Debemos exigir a los gobiernos que las leyes que juzgan los crímenes de odio sean aplicadas también cuando se trata de ciertos grupos o colectivos, como es el caso de la comunidad LGTBI. Hay que reclamar las mismas garantías de protección que legalmente se aplican para otros colectivos, además de reivindicar que se pongan todos los medios para que estas medidas se cumplan a nivel general (hablamos también de las víctimas de violecia machista).

La lucha contra cualquier tipo de violencia y asesinatos contra los sectores más discriminados y oprimidos de esta sociedad, debe formar parte de nuestra lucha general contra la explotación y la miseria generada por este sistema económico dirigido por una minoría que fomenta las desigualdades para sacar más beneficio a costa del sufrimiento de la mayoría.

Compartir este artículo