Compartir este artículo

¡ NO QUEREMOS MIGAJAS: DENUNCIEMOS “SU” PACTO Y SUS MENTIRAS!

La violencia contra la mujer se recrudece en todo el mundo. En el Estado español no pasa semana sin lamentar un nuevo asesinato machista. 44 mujeres según cifras oficiales( son más)de las que el 20.5% habían denunciado y 7 menores. El número más alto de los últimos años y la dramática evidencia de que el Estado tampoco hace nada por protegerles de padres maltratadores, como el caso de Juana Rivas dejo claro. Por eso este 25N nuestra respuesta no puede ser otra que llenar las calles para decir: ¡NO QUEREMOS MÁS MIGAJAS! y ¡NO QUEREMOS NI UNA MENOS!

Un pacto que nace sin presupuesto, en un contexto de recortes

Tras 6 meses de debate parlamentario, aprobaron el “Pacto de Estado contra la violencia machista” que contiene algunas medidas elementales que llevamos años reclamando. Pero NINGUNA tiene fecha de ejecución ni presupuesto asignado. Únicamente el “compromiso” de asignarle mil millones en cinco años.

Un pacto que se aprueba además en un contexto de recortes en planes contra la violencia machista y políticas de igualdad y en otras partidas fundamentales, desde 2008. Para 2018 ya anunciaron nuevos recortes en sanidad y educación que comprometen los protocolos de detección de violencia machista en urgencias y atención primaria que además dejan fuera a inmigrantes sin papeles, o la inclusión de asignaturas de igualdad en la escuela pública.

Esto contrasta con los 18.776 millones en Defensa, (más de 7 veces el presupuesto para educación y 4 veces el gasto en sanidad) o los 32.000 millones para pagar la deuda con la banca, que nos impone la UE.

Con este panorama y cuando la ley contra la violencia machista vigente sigue sin desarrollarse, ¿pretenden hacernos creer que van a atender un catálogo más amplio de violencias, poner en marcha más medidas para la prevención y una atención más detallada a las víctimas?

…Y sin soluciones de fondo para acabar con la violencia machista

Pero lo más importante es que este Pacto no va a acabar con la desigualdad social entre hombres y mujeres, que es una de las causas de que la violencia machista persista y se cebe entre las más vulnerables. El pasado mes de septiembre el paro aumentó en casi 28.000 personas, de las que el 71% eran mujeres. Nuestro desempleo alcanza el 58% y se ha ido ampliando desde la crisis.

La brecha salarial que se genera entre otros motivos, premiando unas categorías u ocupaciones por encima de otras no deja de crecer. Nuestra menor tasa de ocupación, la desigualdad salarial y una vida laboral precaria con períodos sin cotizar por cuidado de familiares, hacen que nuestras prestaciones sean más bajas y nuestras pensiones de media, son un 37% inferiores.  

Miles de jóvenes, desempleadas, en precario o pensionistas, seguimos sin recursos económicos ni del estado  para actuar ante una situación de violencia machista. Esas son las causas que ningún Pacto de estado va a solucionar, por las que muchas no denuncian y se mantienen junto a su maltratador.

El Estado y todas sus instituciones son cómplices

Este pacto sigue sin reconocer formas de violencia machista como la prostitución, la violencia a niñas y mujeres refugiadas por el cierre de fronteras de la UE, o la que sufren mujeres trans. O el de mujeres inmigrantes empleadas de hogar, que soportan precarias condiciones laborales y en muchos casos han de lidiar con el acoso de sus empleadores.

Exigimos el presupuesto que sea necesario para prevención y atención. Si hay dinero para la banca, la iglesia, una monarquía que no hemos votado o para mandar miles de policías y guardias civiles a Catalunya, ¿por qué no para proteger nuestras vidas?.

Exigimos que se acabe con la impunidad y que asesinos y violadores cumplan condena. Denunciamos las mentiras de gobierno y patronal sobre “su” recuperación económica a nuestra costa.

¡Estamos hartas de promesas incumplidas. De sus declaraciones vacías y sus minutos de silencio mientras día a día nos recortan derechos y no cumplen sus propias leyes, como demuestra la reciente denuncia de decenas de mujeres por haber sufrido sufrido abusos sexuales en el seno del propio Parlamento europeo!

¡No habrá “Ni Una Menos” mientras el plan de ajuste y los recortes sociales sigan en pie!

Luchar para seguir avanzando hasta cambiarlo todo

Este Noviembre, se cumple el centenario de la Revolución Rusa. Una revolución obrera y popular que nos dejó una lección muy importante: No es posible eliminar el machismo en las relaciones familiares, afectivas y sociales, sin socavar primero las bases materiales y sociales que perpetúan nuestra opresión.

El principal objetivo de este gobierno y las fuerzas políticas en el Parlamento ahora, es apuntalar el régimen del 78, cada vez más deslegitimado por la corrupción y la situación en Catalunya. Igual que el pueblo catalán solo conquistará su derecho a decidir si se organiza de forma independiente sin dar ninguna confianza al govern burgués,las mujeres trabajadoras sólo conseguiremos acabar con nuestra opresión y sobreexplotación, pilares de la violencia machista, si nos organizamos y movilizamos.

Hay que convencer a nuestros compañeros para que junto a nosotras, den la batalla cotidiana contra el machismo. Necesitamos que cada vez más organismos de lucha populares y de clase, recojan las demandas para acabar con  la violencia machista y se movilicen por ellas.

¡Hay que echar abajo este gobierno y este régimen , con sus instituciones y una cultura machista heredadas del franquismo, que esta al servicio de mantener los privilegios e intereses de una minoría. Abrir un proceso constituyente en que podamos decidirlo TODO y donde las mujeres trabajadoras pongamos encima de la mesa nuestras demandas y reivindicaciones, hoy pisoteadas!

  • ¡Planes integrales de igualdad contra toda violencia machista. Recursos suficientes para atender y proteger a las mujeres!

  • ¡Mas casas de acogida. Vivienda y empleo garantizado para mujeres maltratadas!

  • ¡Educación sexual y en igualdad para prevenir el machismo en la juventud. Fuera la iglesia de la educación pública, basta de recortes en educación y derogación de la LOMCE!

  • ¡Abajo las reformas laborales. Empleo y salarios dignos. Igualdad salarial ya!

  • ¡Aumento del gasto social. Servicios públicos y de calidad que nos descarguen de las tareas de cuidados. Lavanderías y comedores públicos!

  • ¡Igualdad y visibilidad de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales!

  • ¡Aborto público, libre y gratuito en la seguridad social!

  • ¡Abajo el gobierno y la monarquía!

Compartir este artículo