Compartir este artículo

El acuerdo para estabilizar a 15.000 trabajadores eventuales del servicio público de salud andaluz es sin duda una buena noticia. Son muchos años bajo una situación precaria e irregular, con miles de contratos eventuales cubriendo plazas que atienden necesidades básicas permanentes (donde se encuentran desde neurocirujanos, médicos de familia o ATS, hasta personal no sanitario como auxiliares administrativos o los técnicos de mantenimiento). Este acuerdo llega después de años de reivindicaciones de los profesionales de la Sanidad exigiendo garantías para sus puestos de trabajo y para el futuro de la propia Sanidad Pública. Años que incluyen importantes movilizaciones como el auge de las Mareas Blancas (con epicentro en Madrid), la lucha de los trabajadores de Mantenimiento de los hospitales andaluces o la reciente “rebelión” de Granada.

Esta medida viene a cumplir con una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y varias sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que consideraban ilegal la forma de encadenar contratos temporales en nuestro sistema público sanitario para cubrir puestos de trabajo que en realidad son estructurales. Estos contratos en fraude de ley se encararon por primera vez de forma colectiva hace un año en una Asamblea de los trabajadores de Mantenimiento de hospitales, impulsada por nuestros compañeros de la Sección Sindical del Virgen del Rocío.

Este proceso beneficiará a los eventuales que lleven doce meses o más, de los dos últimos años, ocupando un puesto estructural en el SAS. Una Comisión de Seguimiento Central además de una en cada centro establecerán las plazas que son estructurales y los profesionales que pueden optar a cubrirlas. El 31 de enero todo ello estará identificado y máximo el 31 de mayo dichos contratos pasarán a interinos.

No podemos bajar la guardia y sentarnos a esperar a ver qué sale finalmente de este acuerdo. Los trabajadores-as de las diferentes categorías de la Sanidad tenemos que tomar cartas en el asunto  para garantizar un proceso satisfactorio tanto desde el punto de vista laboral como de la calidad y el futuro de este servicio básico.

 

NUESTRAS REIVINDICACIONES

# La totalidad de los contratos eventuales, que llevan años renovándose, deben ser considerados como lo que son: puestos estructurales. No debemos consentir que cantidad de puestos de trabajo que bien sabemos que son básicos y permanentes queden fuera de la lista.

# Los trabajadores-as eventuales que actualmente están cubriendo esas plazas son quienes deben pasar a interinos en este proceso. No podemos permitir que se utilicen los requisitos de títulos académicos que marcan los recientes acuerdos entre el SAS y los sindicatos para las BOLSAS y OPOSICIONES. Este método dejaría fuera a la mayoría de los eventuales no sanitarios que, a pesar de contar con una sobrada experiencia y profesionalidad, no podrían optar al proceso que estabilizaría los mismos puestos de trabajo que cubren durante años.

 

NUESTRAS TAREAS

Nuestra tarea central debe ser exigir que las Juntas de Personal y los sindicatos, de forma unitaria, convoquen Asambleas de trabajadores-as de cada sector en cada centro donde se discuta el contenido concreto del proceso. Si es preciso, se puede recurrir a recogidas de firmas para presionar por la convocatoria de dichas Asambleas.

Las Asambleas deben servir para:

  1. Elaborar el listado de puestos de trabajo y de profesionales que se le presentará al SAS para cada sector y categoría.
  2. Exigir el compromiso de los sindicatos para que negocien siguiendo el mandato de las Asambleas, así como para que informen permanentemente del estado y los detalles de dichas negociaciones.
  3. Aprobar un calendario de movilizaciones para presionar a favor de las tablas reivindicativas aprobadas por las Asambleas. Solo con la movilización y la unidad de los sectores en lucha podremos conseguir que el SAS asuma nuestras reivindicaciones.

 

EL PRIMER PASO

El próximo domingo 15 hay una jornada andaluza de movilización en defensa de la Sanidad Pública y contra los Recortes convocada por la Marea Blanca. Se trata de una buena ocasión para acudir con nuestras reivindicaciones e ir sumando fuerzas de cara a la regularización de la contratación para garantizar el futuro de la Sanidad Pública.

 

El peligro de la privatización

 de la Sanidad Pública

 

Es importante no perder de vista que no se trata de una iniciativa del gobierno andaluz para estabilizar la Sanidad Pública, sino que estamos ante un acuerdo que parte de un proceso judicial CONTRA la propia Administración y que este camino se abre en un momento en que el descontento y las movilizaciones de los trabajadores del sistema de salud (con Granada a la cabeza) vuelven a tomar fuerza. No podemos olvidar que el PSOE andaluz lleva años avanzando progresivamente, colectivo a colectivo, en el proceso de privatización de la Sanidad Pública.

También es preciso tener en cuenta que la cifra que da el gobierno de la Junta para regularizar es muy inferior al número de eventuales existentes en el SAS. La inmensa mayoría de eventuales concatenan contratos durante años, por lo que TODOS son en realidad estructurales. Estos contratos eventuales constituyen una continua amenaza de tercerización-privatización, principalmente para el personal no sanitario, por lo que el hecho de ser considerados estructurales en su totalidad significaría un importante paso en la defensa de la Sanidad Pública.

 

Compartir este artículo