Compartir este artículo

(SE ADJUNTA MODELO DE CARTA PARA ENVIAR A LA EMBAJADA ARGENTINA)

El jueves 14 de diciembre quedará en el recuerdo como el día que los trabajadores/as en Argentina salieron a defender sus pensiones.

El gobierno había vallado el Congreso para no dejar que se acercaran a la sesión donde se decidía qué iban a hacer con los jubilados, custodiado por un ejército armado con balas de goma, gases, palos y camiones hidrantes. Muchos jubilados hablaban a los policías a través de las vallas, diciéndoles que no repriman, que la reforma también va a perjudicar a sus padres, que cualquiera de esos jubilados que estaban ahí podía ser su madre o su padre. Inmediatamente el gobierno mandó a reprimir y la policía y la gendarmería dispararon sin asco, tiraron gases a mansalva, persiguieron y golpearon a los manifestantes como a animales. Igual que la de Rajoy, así funciona la democracia de Macri y sus secuaces.

Pero lejos de retroceder los manifestantes respondieron enfrentando la represión y cantando ¡Que se vayan todos, y no quede ni uno solo! (recordando la consigna que encabezó la caída de De la Rua) y ¡Macri, basura, vos sos la dictadura!

La respuesta de la policía y la gendarmería fue volver a tirar balas de goma y gases.

Pero los manifestantes plantaron cara a la represión hasta que se empezaron a escuchar aplausos y gritos de alegría en toda la plaza. Habían logrado que se levante la sesión en el Congreso, y el gobierno acababa de sufrir un tremendo golpe.

 

Violencia es el Gobierno de Macri

Hay medios que quieren mostrar la resistencia obrera como hechos de vandalismo de grupos de violentos organizados. Pero el que ejerció violencia sobre jubilados, trabajadores y estudiantes presentes fue el gobierno de Mauricio Macri. ¿Quiénes son los violentos? ¿Los que golpean una y otra vez para acallar el reclamo, o los trabajadores haciendo uso de lo que tienen a mano para defenderse de la violenta represión que incluso les impedía salir de la Plaza Congreso? Para meter la reforma provisional, para atacar a los trabajadores a través de leyes, utilizó toda la violencia posible. Es así que hay muchos compañeros/as lastimados, algunos de gravedad, como un compañero herido con bala de plomo, que estuvo a punto de desangrarse, y otros tres que perdieron un ojo. La política, en última instancia, se ejerce por la fuerza.

 

Solidaridad con Sebastián Romero y todos los activistas detenidos

Ahora hacen una campaña acusando particularmente al PSTU (nuestra sección hermana en Argentina) y al compañero Sebastián Romero, para desacreditar la enorme movilización que hubo y tapar los más de 80 detenidos y la brutalidad de la represión policial. Sebastián Romero fue candidato a diputado por el FIT, reconocido luchador obrero y popular, que estuvo al frente de reclamos como el derecho a la vivienda junto a sus vecinos y defendiendo las fuentes de trabajo junto a sus compañeros de General Motors cuando la multinacional yanqui avanzó con 350 suspensiones-despidos, además de ser solidario con otras luchas de la clase trabajadora. Esta campaña mediática y el pedido de detención que realizó una fiscal no van sólo contra el PSTU y contra Sebastián. Van contra cualquiera que se movilice por sus derechos.

Desde Corriente Roja hacemos responsable al gobierno y las fuerzas de seguridad de lo sucedido, denunciamos la brutal represión del gobierno Macri-Bulrich, exigimos la inmediata liberación de los detenidos y llamamos a las organizaciones políticas, sociales, de DDHH, Antirepresivas, legisladores, sindicatos, centrales obreras, etc. a repudiar la orden de detención a Sebastián Romero y a rodear de solidaridad y defender a los compañeros que permanecen detenidos.

Puedes solidarizarte en: Change (https://www.change.org/p/yo-conozco-a-sebastian-romero-solidaridad-con-sebastian-romero)

O mandado cartas de repudio a la embajada de Madrid: embajada@portalargentino.net con copia a contacto@corrienteroja.net

Puedes utilizar este modelo de carta:

 

(Nombre de quién envía la carta)

Embajada Argentina en Madrid, Calle Fernando el Santo 15, 1ª Planta CP:28010       TEL: 0034 917 710519

 

Madrid, …………… de 2018.

 

Al embajador y las autoridades correspondientes,

Escribimos la presente carta con gran preocupación por los hechos mundialmente conocidos que se están llevando a cabo en Argentina. Ante un escenario de brutal ajuste a las condiciones de vida de los trabajadores y el pueblo argentino encarnado en miles de despidos, aumento del coste de vida (combustible, alimentos, transporte, servicios) y aplicación de la reforma previsional que precariza aún más el ingreso de los jubilados y condena a las generaciones que vienen, el pueblo trabajador se ha expresado con el lícito medio de la movilización.

Durante la jornada del 18 de Diciembre, en la cual centenas de miles se movilizaron contra la votación de la reforma previsional, el gobierno destacó un inmenso operativo de seguridad en torno al Congreso Nacional Argentino. Ese operativo, a pesar de haber sido anunciado que evitaría la represión ya efectuada el día 14, terminó siendo igual o peor. Producto de esa acción represiva, por ejemplo, fue detenido un policía por atropellar a un transeúnte con su moto, lo cual demuestra parte de la brutalidad del operativo.

Posterior a la movilización y los masivos cacerolazos en repudio a la reforma y la represión, el gobierno argentino y los medios lanzaron una campaña de criminalización contra aquellos obreros y trabajadores que se negaron a vaciar la plaza y resistieron la embestida represiva. Es así como ya han encarcelado a Cesar Arakaki en prisión común junto a otros activistas y dos personas en que ni siquiera participaron de la movilización.

Entre esos casos, expuesto y atacado por todos los medios nacionales y varios internacionales, se encuentra Sebastián Romero, obrero automotriz y ex delegado de la General Motors de Rosario, además de militante del PSTU y la LIT-CI.

Contra Sebastián pesan acusaciones sin ningún sustento intentando criminalizarlo a él y a su partido el PSTU. La única imagen (foto y vídeo) que se utiliza para ello es una de Sebastián disparando un fuego artificial de venta libre al aire.

Su persona fue expuesta públicamente, poniendo en riesgo su vida y la de su familia, ya que ha recibido varias amenazas de muerte. Todo eso sin ningún proceso judicial que lo haya encontrado culpable de ningún cargo.

Por otro lado, la justicia pide su detención para iniciarle una causa por Rebelión, figura reservada a intentos armados de desestabilizar las instituciones. Nada más alejado de la realidad antes mencionada.

Es la misma justicia que mientras otorga el beneficio de la prisión domiciliaria al reconocido y juzgado genocida Etchecolatz, sobre quien pesan sucesivas condenas a cadena perpetua, mantiene presa a Milagro Sala por realizar una acción de protesta en la vía pública y a Jones Huala, activista Mapuche, a quien amenaza con extraditar a Chile.

Por todo lo dicho anteriormente, exigimos la inmediata libertad a Cesar Arakaki, Milagro Sala, Jones Huala y a los presos por luchar y el fin a la persecución mediática y judicial a Sebastián Romero, Dimar Ponce y todos los luchadores populares.

 

Atentamente

(Nombre de quién presenta la carta)

 

Compartir este artículo