Compartir este artículo

El pasado 17 de mayo Fran Ávila, empleado en el Betis Sport Bar (situado en la ciudad deportiva del Real Betis Balompié), acudió al hospital tras su jornada laboral al haberse encontrado indispuesto. Tras realizarle una serie de pruebas, le es detectado un tumor cancerígeno que está presionando el intestino delgado y otros órganos.

Tras 5 días de ingreso hospitalario, Fran acude a informar a la empresa de la situación y a solicitar la baja. La respuesta de la empresa no puede ser más sorprendente. Alegan que Fran que no tiene contrato en vigor con ellos y que vuelva cuando se recupere. Por tanto, a Fran lo han tenido trabajando sin contrato y ahora lo dejan en la calle para afrontar la enfermedad sin sueldo, sin baja laboral y sin posibilidad de solicitar ninguna prestación, ya que al no ser consciente de la situación los plazos para solicitarlas ya habían expirado.

Desde el 10 de julio Fran se encuentra recibiendo quimioterapia con el único sustento que su familia le presta para los gastos más básicos como alimentación, luz, agua o alquiler. Después de trabajar para el Betis Sport Bar, esta es la moneda con la que pagan su esfuerzo.

La situación de Fran Ávila es sólo un caso sangrante del fraude masivo y la falta de derechos que existe en el sector de la hostelería en Sevilla, donde la legislación laboral brilla por su ausencia y los trabajadores se ven sometidos a las condiciones que el empresario quiera implantar. Los gobiernos y la administración hacen la vista gorda y dejan pasar este tipo de situaciones, que da beneficios millonarios a los dueños y explota a los trabajadores.

Desde el sindicato de Comisiones de Base (Co.bas) declaramos todo nuestro apoyo a Fran Ávila y llamamos a todos los sindicatos, delegados sindicales y movimientos sociales a apoyarle. Mientras no se haga justicia y Fran pueda superar su enfermedad en condiciones humanas dignas con la baja que legítimamente le corresponde, impulsaremos tantas movilizaciones como hagan falta para denunciar esta situación.

Exigimos al Betis Sport Bar que cumpla con sus obligaciones y arregle la situación. El Real Betis Balompié y la masa social bética también tiene que algo que decir, ya que tienen concesionado el bar de su ciudad deportiva a un “negrero” que no cumple con la legalidad.  Exigimos, del mismo modo, que obliguen a las empresas que gestionan sus instalaciones a cumplir la legalidad, o acaso, ¿es con la explotación y el abandono de béticos como Fran sobre la que se construye el club?

¡Fran Ávila solución! ¡Que se tramite su baja para poder superar su enfermedad con lo que legítimamente le corresponde!

Betis Sport Bar, ¡cumple tus obligaciones!

Real Betis, no miren para otra parte sobre lo que pasa en el bar de vuestra ciudad deportiva.

Compartir este artículo