Compartir este artículo

Nota publicada originalmente en kaosenlared.net

La Comisión Europea considera que el proyecto presupuestario elaborado por el Gobierno español para 2017 no garantiza el cumplimiento de los objetivos de déficit, por lo que Madrid debe estar preparada para “adoptar medidas adicionales”, según avanzó el diario El País.

Este diario, que tuvo acceso a la evaluación que presentará el Ejecutivo comunitario sobre la situación económica en España, asegura que la Comisión estima que Madrid cerrará su déficit público de 2017 en el 3,3%, lo que supone un desfase de dos décimas (2.100 millones de euros) por encima de los objetivos pactados con Bruselas.

El plan presupuestario presentado por el Gobierno español a principios de diciembre contemplaba una serie de medidas recaudatorias para aumentar en torno a 8.000 millones de euros los ingresos del Estado en 2017.

Aunque ese plan presupuestario aún está pendiente de debate y aprobación, la Comisión Europea considera que “cumple con las líneas generales” de sus exigencias.

Sin embargo, el Ejecutivo comunitario insta a España a “estar lista para aprobar medidas adicionales” debido al riesgo de incumplimiento derivado de las posibles diferencias tanto en las estimaciones de ingresos como en el recorte presupuestado “para el Gobierno central y para los autonómicos”.

Si los pronósticos de la Comisión Europea sobre la capacidad de España para atenerse a los objetivos de déficit resultan ser certeros, el Gobierno de Mariano Rajoy encadenaría su sexto incumplimiento en los seis años que lleva al frente del Ejecutivo de Madrid.

Además, la Comisión cree que España incumplirá también el objetivo de déficit en 2018.

Según los cálculos de Bruselas, España tendrá para ese año un déficit del 2,8%, lejos del objetivo pactado en el 2,2%.

La información ofrecida este martes por el diario El País también señala que la Comisión Europea está preocupada por las posibles dificultades de Mariano Rajoy para aprobar los presupuestos en el Congreso dada su situación de Gobierno en minoría y la fragmentación de la cámara.

Compartir este artículo