Compartir este artículo

La soldado estadounidense Chelsea Manning será finalmente liberada tras pasar 7 años en la cárcel, tras recibir un indulto parcial fruto de una campaña global por su libertad. Chelsea se hizo mundialmente conocida tras descubrirse que ella fue el origen de la filtración de Wikileaks. A pesar de que enfrentaba una vida en la cárcel, decidió dar a conocer cómo el ejército de EEUU en su invasión de Irak asesinaba a civiles y trataba de ocultar esos crímenes.

Manning también reveló episodios de la diplomacia secreta española. Por ejemplo, cómo el gobierno de Zapatero se comprometía con el embajador yanqui a dificultar o desacreditar la investigación judicial sobre el asesinato del cámara José Couso.

Manning fue condenada y ha pasado sus años en la cárcel en condiciones durísimas. 23 horas sola en su celda sin posibilidad de hacer ningún tipo de ejercicio físico. Sin intimidad, tiene que desnudarse cada noche y si sus guardas la despiertan sin no la pueden ver bien por las sábanas. Durante el día, cada 5 minutos tiene que responder a sus guardas “que está bien”. No sorprende que haya tratado de suicidarse ya en dos ocasiones.

Para terminar, reproducimos el comunicado que Manning transmitió a través de su abogado al conocer su condena a 35 años de prisión:

“(…) me di cuenta de que en nuestros intentos de afrontar los riesgos que suponía el enemigo habíamos olvidado nuestra humanidad. Elegimos conscientemente devaluar la vida humana tanto en Irak como en Afganistán. Cuando atacábamos a aquellos a los que considerábamos el enemigo, a veces matábamos a civiles inocentes. Siempre que matábamos a civiles inocentes, en vez de aceptar nuestra responsabilidad, preferíamos escondernos tras el velo de la seguridad nacional y la información secreta con el fin de evitar cualquier sentido de responsabilidad.

En nuestro celo por matar al enemigo, discutíamos internamente la definición de tortura. Recluimos a personas en Guantánamo sin derecho a un juicio justo. Inexplicablemente, ignoramos las torturas y ejecuciones del Gobierno iraquí. Y asumimos otras innumerables actuaciones en el nombre de la guerra contra el terror (…)

Nuestra nación ha pasado por momentos oscuros similares para la democracia, el Sendero de las Lágrimas, la decisión sobre Dred Scott, el McCarthyismo o los campos de internamiento de americanos de origen japonés, por nombrar unos pocos ejemplos. Estoy seguro de que muchos de nuestros actos posteriores al 11S serán visto del mismo modo algún día.

Como dijo una vez el ya fallecido Howard Zinn, “no existe la bandera lo bastante grande como para tapar el asesinato de gente inocente”.

Sé que mis actos violaron la ley y lamento si mis actos han dañado a alguien o a los Estados Unidos. Nunca fue mi intención hacer daño a nadie. Sólo quería ayudar a la gente. Cuando decidí revelar información secreta, lo hice por amor a mi país y por un sentido del deber hacia otras personas.

Si ustedes rechazan mi petición de perdón, cumpliré mi pena sabiendo que a veces hay que pagar un alto precio para poder vivir en una sociedad libre. Lo pagaré muy gustoso si sirve para que tengamos un país inspirado en la libertad y con la idea de que todos los hombres y mujeres nacen iguales.”

Este vídeo, filtrado por Manning, muestra cómo el ejército de EEUU asesina a un grupo de civiles y periodistas; crimen que intentaron ocultar.

Compartir este artículo