Compartir este artículo

Según datos oficiales de 2015, hay 3,4 millones de viviendas vacías, un 10,8% más que hace una década. El estado español tiene una de las políticas de vivienda social más regresivas de toda Europa, ya que solo cuenta con el 1,1% de vivienda social, frente al 32% de los Países Bajos, el 18% del Reino Unido o el 17% de Francia. Por contra, se han puesto en marcha 598.747 procesos de ejecución hipotecaria en los últimos seis años, según el Consejo General del Poder Judicial, la gran mayoría a instancias de los bancos.

Página Roja 35

Por eso, las viviendas vacías en manos de los bancos han de quedar a disposición pública para ser puestas en alquiler social, incluyendo la expropiación de las viviendas en manos de los bancos y cajas que han sido rescatados con fondos públicos, para crear con ellas un parque público de viviendas de alquiler social. ¡Ni un desahucio más! Hay suficientes pisos vacíos disponibles para las familias y personas que necesitan vivienda propia así como para recibir a los refugiados que llegan.

Educación y sanidad 100% públicas y de calidad

Defendemos una educación y sanidad 100% públicas y de calidad. El primer paso es derogar la LOMCE, que favorece escuela privada, discrimina socialmente, acaba con la gestión democrática de los centros y agrede a las nacionalidades imponiendo contenidos que no reflejan su diversidad. Ocurre lo mismo en las universidades, que se elitizan y se entregan a manos de las empresas mientras se degrada la formación básica. No al 3+2. Ni un euro para las escuelas concertadas, porque la educación no es un negocio ni un coto privado de la Iglesia. Por la defensa y mejora de la educación pública. De la escuela infantil hasta la universidad: enseñanza pública y gratuita, de calidad, democrática y laica.

Todos los recortes a la educación y la sanidad de estos años deben ser revertidos y el dinero público debe ir a la educación y la sanidad pública. Todas las personas deben tener derecho a la sanidad pública y por eso hay que devolver sus derechos sanitarios a los inmigrantes sin papeles.

Compartir este artículo