Compartir este artículo

La huelga general del 28 de abril paró el Brasil de norte a sur. Fue la más grande huelga general de toda nuestra historia. La clase obrera adhirió con peso: metalúrgicos, químicos, textiles, calzado, alimentación, vidrieros, construcción civil, obreros agrícolas, en fin, ¡las máquinas pararon! El 28 de abril, ¡desde el alfiler al avión, la producción paró!

Por Dirección Nacional del PSTU – Brasil

Otro destaque fueron los trabajadores de los transportes (ómnibus, trenes y subterráneos), que pararon completamente también en prácticamente todo el país, con raras excepciones. Y, esta vez, la prensa no consiguió encontrar personas amontonadas en estaciones de metro o paradas de ómnibus intentando llegar al trabajo, ni explotar reclamos de ningún sector. La población simplemente no salió de su casa, pues estaba en huelga o apoyaba la huelga.

Profesores de las redes pública y privada, trabajadores de la salud, bancarios, empleados públicos de las tres esferas [federal, estadual, municipal] pararon. Comercios también pararon en muchos lugares. Los movimientos populares adhirieron con peso, participaron de manera organizada y construyeron una huelga activa, bloqueando puentes y autopistas, realizando manifestaciones y piquetes: desempleados, el pueblo pobre de las periferias, negros y negras, LGBT’s, indígenas, jubilados, movimientos de mujeres, movimientos de vivienda, de sin-tierra y quilombolas [refugio de esclavos que huían, hoy residencia de descendientes de aquellos esclavos], toda la clase trabajadora adhirió.

Este gobierno y este congreso de corruptos, banqueros y grandes empresarios, que cuentan con el apoyo de solo 4% de la población, sintieron el golpe. Mostramos para ellos la fuerza que tiene la clase trabajadora y el pueblo unidos, en este país. Sin nosotros, nada funciona, nada ocurre.

Pero, este gobierno de ladrones y capitalistas está diciendo que no va a parar las reformas. Con la mayor desfachatez dice que la huelga fue un fracaso, intentando reírse en nuestra cara, creyendo que va a desmoralizar a la clase trabajadora. La gran prensa, por su parte, con la red Globo al frente, después de esconder que habría huelga, se vieron obligados a mostrar la Huelga General del día 28. Al día siguiente, para vergüenza general, al contrario de las televisiones y diarios extranjeros que estuvieron aquí y hablaron del peso de nuestra huelga por todo el mundo, las TV’s y diarios patronales de aquí intentaron nuevamente encender su máquina de mentiras y disminuir la fuerza y el tamaño de la huelga general en el Brasil.

La verdad es que este gobierno salió todavía más débil, y nosotros, los trabajadores, más fuertes, y si ellos no retroceden, nosotros debemos hacerlos parar y sacarlos a todos. Por eso, no debemos aceptar que nadie negocie enmiendas sobre esas reformas en nuestro nombre, y demostrarles que si ellos no retroceden vamos a seguir con la lucha cada vez más fuerte.

Por eso, ahora, el próximo paso debe ser ocupar Brasília [sede del gobierno federal] y preparar una nueva huelga general, esta vez de 48 horas.

Vamos a seguir reuniendo, organizando, ampliando y enraizando los comités en los lugares de trabajo, estudio y vivienda, en el campo y en la ciudad; vamos a exigir asambleas y organización por la base en los sindicatos. Vamos a recolectar dinero y organizar caravanas de todo el Brasil, de cada sector, ciudad, barrio, escuela, para ocupar Brasília. Y vamos a preparar una nueva huelga general, ahora de 48 horas.

¡Fuera Temer! ¡Fuera Todos ellos! ¡Obreros y pueblo pobre en el poder!


Traducción: Natalia Estrada.

Publicado originalmente en http://litci.org/es/lit-ci-y-partidos/partidos/pstu-brasil/dia-28-brasil-paro-ahora-vamos-a-ocupar-brasilia-y-preparar-una-huelga-general-de-48-horas/

Compartir este artículo