Compartir este artículo

La última semana hemos vivido una vulneración brutal de los derechos democráticos más elementales. El Estado ha intervenido la Generalitat y ha impuesto un estado policial. Quieren impedir a cualquier precio que el pueblo podamos votar el 1 de octubre y que nuestra voluntad sea respetada. Han traído de fuera miles de policías y guardias civiles con ese objetivo.

Ante estas medidas, propias de una dictadura, el pueblo se ha levantado de forma multitudinaria, con un especial protagonismo de la juventud, con paros en las universidades e institutos y con las concentraciones mayores de los últimos años.

La izquierda sindical, movimientos sociales y organizaciones de izquierda hemos acordado convocar y apoyar una huelga general el 3 de octubre contra la represión, en defensa del referéndum y por las libertades. Por supuesto, la burocracia de CCOO y UGT no ha asistido a las reuniones y, sin consultar a su base, se  han negado a secundar la huelga.

La huelga general es fundamental para decantar la balanza y garantizar que podremos ejercer el derecho a la autodeterminación y, a la vez, para levantar la bandera de las reivindicaciones sociales de la clase trabajadora y de la juventud. Lo que queremos es una República catalana social y soberana. Tenemos que salir a la huelga con voz propia. En este marco, hay que dar todo el apoyo a las convocatorias de los sindicatos estudiantiles.

Llamamos a preparar juntos el plan del día 1 y la huelga del 3. Con asambleas masivas en cada centro de trabajo, facultad, escuela, barrio o pueblo y coordinando con los comités de defensa del referéndum. Tenemos que acudir masivamente el 1 de octubre a las escuelas para imponer su apertura, al tiempo que preparamos la huelga general del 3-O. La votación del 1 de octubre no la garantizarán los Mossos d’Esquadra sino nosotros.

Corrent Roig no tenemos confianza en que el Gobierno de la Generalitat pueda garantizar el referéndum, menos la proclamación de la República catalana y menos aún que ésta tenga el carácter social que los trabajadores y el pueblo necesitamos. Por eso, los trabajadores y el pueblo, las organizaciones resueltas a garantizar el proceso soberanista, tenemos que tomar en nuestras manos las tareas de la lucha por el referéndum y por la República catalana.

Hacemos un llamamiento a las organizaciones sindicales que están impulsando la huelga a asociar la lucha antirrepresiva y por la democracia con las demandas sociales básicas por las que venimos luchando, como la derogación de las reformas laborales y de la LOMCE o unas pensiones públicas dignas y garantizadas por los presupuestos.

Corrent Roig estamos convencidos que es necesaria la proclamación sin demora de la República catalana y la apertura de un proceso constituyente popular y democrático, porque sin ruptura con este régimen heredero del franquismo no  habrá nunca derecho a la autodeterminación, ni tampoco podremos autodeterminarnos  social y económicamente.

 

¡EN DEFENSA DEL REFERÉNDUM! ¡TODOS/AS LOS CENTROS DE VOTACIÓN EL DÍA 1-O!

¡HUELGA GENERAL EL 3-O: CONTRA LA REPRESIÓN Y POR LAS LIBERTADES, POR LA DEROGACIÓN DE LAS REFORMAS LABORALES Y LA LOMCE Y EN DEFENSA DE LAS PENSIONES PÚBLICAS!

Compartir este artículo