Compartir este artículo

SOLIDARIDAD CON LA LUCHA DE TITANLUX

Mientras el Gobierno de Rajoy se llena la boca con la recuperación económica, los trabajadores/as y la juventud vivimos la otra cara de la moneda, la de los recortes, la precarización y la pérdida de derechos y condiciones laborales. Los trabajadores/as estamos pagando en nuestras vidas y con nuestros puestos de trabajo la recuperación de los banqueros y de los grandes empresarios.

Los trabajadores/as de Industrias Titán, la histórica empresa de pinturas Titanlux, están en lucha contra la política de despidos y reestructuración de la plantilla que está aplicando la dirección de la empresa.

Entrevistamos a Ricard Vega, miembro del Comité Intercentros por el sindicato Co.bas

¿Cuál es el conflicto y cómo habéis llegado hasta aquí?

Ya hace tiempo que la empresa dice que tenemos una plantilla sobredimensionada. La antigua dirección empezó a reducir la plantilla en base a acuerdos, jubilaciones y pactos forzosos. La adelgazaron mucho, una plantilla de edad muy avanzada, pero aun así, no han tenido bastante y la quieren adelgazar aún más. Ahora somos 363 trabajadores/as y hace un año éramos 460, somos casi 100 menos. Lo que la empresa quiere es rebajar un 33% la plantilla y los gastos en personal un 10%. La empresa despidió 4 trabajadores, entonces empezamos a negociar por la readmisión de los compañeros. En medio de las negociaciones de una semana, cerrados, hablando de todo para llegar a acuerdos muy difíciles, el último día la empresa nos dice que despide a 14 personas sin previo aviso. A partir de aquí empezó nuestra lucha y convocamos paros parciales con un seguimiento del 90% en producción y un 30% en oficinas.

El comité de empresa lo formáis 17 delegados por Co.bas y 4 por UGT. Tú representas al sindicato Co.bas, ¿cómo es eso?

Los trabajadores/as del área de envasado y producción salimos en bloque de CC.OO porque vimos que la gestión que tenía CC.OO no nos favorecía como trabajadores y decidimos afiliarnos a Co.bas.

Co.bas es un sindicato minoritario, sin liberados, donde no hay una jerarquización completa ni con los cargos, ni con los lugares de representación, es un sindicato de base, de la clase obrera, que defiende los derechos de los trabajadores/as y les da herramientas para luchar. Para nosotros este cambio de CC.OO a Co.bas fue un cambio significativo porque ahora tenemos el apoyo del sindicato.

El 27 de diciembre realizasteis una asamblea en la que decidisteis aumentar las paradas parciales, ¿cuál es la perspectiva de lucha que tenéis?

Sabemos que este es un conflicto de larga duración y que, muy probablemente, no será suficiente con estos paros. Hemos pensado que lo mejor es alargar los paros parciales lo más posible para desgastar a la empresa y no desgastar tanto a los trabajadores. Evidentemente, si esto no se arregla la huelga indefinida está en la mente de los trabajadores/as y del comité.

Nuestra lucha es por unos salarios y unas condiciones dignas y somos conscientes de que puede influir en otras muchas empresas. Esta lucha también es para concienciar a la clase obrera, estamos en contra de cualquier doble escala salarial dentro de la empresa, porque esto supone una precarización de la juventud y la división entre los trabajadores/as. O luchamos todos juntos para tener las mismas condiciones o la derrota está asegurada.

Nuestro objetivo es que readmitan a los compañeros despedidos y mantener las condiciones laborales, porque lo que no se puede admitir es que una empresa que obtuvo beneficios el año pasado, despida trabajadores. Ningún comité de empresa lo debe permitir.

¿Qué podemos hacer para ayudar a la lucha de Titanlux?

Participar en las movilizaciones, extender y difundir el conflicto y ayudar con la caja de resistencia. Si podemos encarar esta lucha es por la fuerza y la unidad de la plantilla y gracias al apoyo de colectivos externos que nos ayudan.

Todos los movimientos que tengan conflictos y quieran nuestro apoyo que cuenten con nosotros. Si ganamos la lucha, la caja de resistencia la destinaremos a otras luchas sociales y obreras.

Compartir este artículo