Compartir este artículo

Desde hacía más de diez días la Asamblea de las Marchas de la Dignidad de Madrid, habían tomado la decisión de manera unánime de convocar una Concentración para el día 1 de octubre bajo el lema “Madrid por el derecho a decidir, Contra la represión”. Las medidas represivas tomadas por el gobierno español durante las semanas previas ya anunciaban que la jornada del 1 de octubre iba a ser una jornada dura y complicada. Lamentablemente los peores presagios se confirmaron y el gobierno quiso demostrar que los miles de agentes del Cuerpo Nacional de Policía y guardias civiles no se habían desplazado hasta Cataluña para hacer turismo.

Y así fue, el domingo por la mañana desde primera hora, las brutales cargas policiales se fueron sucediendo en los diferentes colegios electorales de Cataluña contra las personas que en ese momento se encontraban haciendo cola para votar o en la misma entrada de los colegios. Una violencia desatada que a golpe de porrazo y empujones se llevaba las urnas tratando de impedir de esa manera que al final se pudiera votar. Unas fuerzas represoras que al finalizar la jornada les cabe el “honor” de haber dejado un saldo de más de 800 heridos, dos de ellos de gravedad.  

Sin embargo, ni la política del miedo, ni el vergonzoso bombardeo mediático vivido en las últimas semanas, impidieron que la Puerta del Sol por segunda vez se abarrotara, demostrando de esta manera que existe otro Madrid. Un Madrid solidario, comprometido, combativo y valiente: el Madrid del No pasarán. Una Puerta del Sol que a medida que la tarde avanzaba se llenaba hasta prácticamente ocupar buena parte de la plaza en un número aproximado de 10.000 manifestantes.

Numerosos colectivos se dieron cita en la Puerta del Sol entre los que se encontraban el Sindicato de Comisiones de Base (Co.bas), AST y Solidaridad Obrera; el Sindicato de Estudiantes, UJCE, Corriente Roja, Red Roja, Izquierda Castellana, CRT; IZAR, la Coordinadora 25S, entre otros.

Según reflejó la propia prensa, quince minutos antes de comenzar, un grupo de individuos con banderas de España intentaron increpar y acceder a la plaza, por lo que la tensión se hizo presente desde ese momento. A grito de “Madrid será la tumba del fascismo”, los asistentes lograron echar a ese grupo y, a continuación, los agentes de la policía nacional dividieron la plaza creando un gran cordón policial.

Ángel Luis Parras, del sindicato de Comisiones de Base (Co.bas) y miembro de las Marchas de la Dignidad, declaraba que el cordón inicial de la Policía se ha dado por las convocatorias de grupos fascistas en redes sociales. “Aquí estamos para manifestar nuestro repudio a la represión, nuestra defensa del derecho de los catalanes a decidir y exigir que se vaya Rajoy, porque con este régimen es imposible que los pueblos decidan”, ha expresado Parras.

La combatividad de la concentración no paró en ningún momento y las banderas rojas y republicanas siguieron mezclándose con consignas de apoyo al pueblo catalán: “si, si, si, derecho a decidir” “La voz del pueblo no es ilegal”, “Contra su represión, nuestra solidaridad”, “Catalunya no estás sola”, “Madrid está con el pueblo catalán” , el apoyo a la huelga general o “ votarem“;

A las 20, 30 horas aproximadamente, con la lectura de la Resolución Estatal de las Marchas de la Dignidad y el sonido de L´Estaca y el canto de “Els segadors”  se daba por concluida la concentración.

Una vez más las Marchas de la Dignidad hacían honor a su nombre y mostraban el porqué de su existencia. Unas Marchas de la Dignidad y los colectivos que las conforman, que en un momento histórico como el que estamos viviendo no han dudado en huir de la equidistancia y las ambigüedades y desde el primer momento se pusieron del lado de los que hoy están a  la cabeza de la lucha contra este régimen monárquico y corrupto.

Felicidades a tod@s los que ayer salieron a la calle a defender los derechos democráticos de un pueblo. 

 

PAN, TRABAJO, TECHO, IGUALDAD Y DERECHO A DECIDIR

 

 

Compartir este artículo