Compartir este artículo

“Un ciudadano del mundo que vive donde le pilla la noche”

El martes 26 de septiembre fallecía el  histórico militante comunista Manolo de Cos Borbolla a los 97 años de edad. Inasequible al desaliento Manuel se convirtió en un referente anti-franquista por su compromiso con la justicia social. Nacido en el pueblo cántabro de Rábago en el año 1920, mantuvo una intensa actividad política donde ejerció como activista en distintas causas, desde la recuperación de la Memoria Histórica al ecologismo.

Represaliado durante la dictadura solía definirse como “un ciudadano del mundo que vive donde le pilla la noche”. Tras ser encarcelado durante ocho años y estar sometido a trabajos forzados acusado de incendiar iglesias e imágenes, logró sobrevivir a una condena de muerte gracias a la intervención de un sacerdote que certificó la falsedad de los hechos y le permitió recuperar la libertad.

Manolo de Cos, hermano del conocido guerrillero Jesús de Cos y cuyo padre fue asesinado en el campo de Mauthausen, trabajó tras la Guerra Civil española y superar su cautiverio como viajante de joyas por todo el país, lo que le sirvió para ayudar a otros republicanos a cruzar la frontera.

A pesar de los años, nunca dejó atrás su pasión por la fotografía y durante muchos años se convirtió en habitual  verle en las manifestaciones con su cámara Súper-VHS retratando a los movimientos sociales y movilizaciones recientes como la Marea Verde, la lucha de los mineros o el mismo 15-M.

Según repetía siempre que se le preguntaba, y en contra de lo que dicta su dilatada trayectoria, nunca quiso considerarse fotógrafo y se calificaba a sí mismo como “un intruso que solo se acercó a la fotografía por esa necesidad de denunciar las realidades olvidadas. Autor de más de 60.000 imágenes y cientos de horas de video de temática ecologista, antropológica  y  antifranquista, ha fallecido a los 97 años de edad como un referente para las generaciones más jóvenes.

El 12 de Diciembre se cumplirán dos años que tuvimos el honor de asistir a un homenaje de Manuel de Cos en Becerril de la Sierra donde se proyectó un documental titulado “Retrato homenaje a Manuel de Cos Borbolla. El documental narraba como este veterano represaliado político grabó durante más de 30 años testimonios que muestran desde su regreso a algunos de los lugares en los que realizó trabajos forzados durante su condena a testimonios de personas que habían luchado por alguna causa, sufrido persecución política e incluso relatos de los primeros inmigrantes que comenzaban a llegar a España. También explicaba como Manuel se acercó a la fotografía desde muy joven porque consideraba que esta disciplina era “la forma más veraz de documentar todo lo que estaba pasando a mi alrededor”, con especial atención a las mujeres, que homenajeaba habitualmente por su sufrimiento durante la posguerra.

Como militante y persona comprometida con la situación política actual, nos acompañó al finalizar la proyección de su documental, al Acto que ese mismo día se había organizado como parte de la campaña a las Elecciones Generales de la candidatura Unidad Popular. Allí tuvimos la oportunidad de conocerle más de cerca y compartir una tarde que ya seguro nunca olvidaremos. 

Manuel de Cos que hasta casi el final de sus días siguió acudiendo a todos los actos y concentraciones que le permitían sus achaques, siempre defendía la presión social como transformación y cambio. “‘Tengo la esperanza en que el cambio venga por ahí, por las manifestaciones; la gente joven es la única que lo puede resolver’. ‘Y yo lo veo con optimismo; les veo muy preparados’, concluye.

Desde Corriente Roja lamentamos su fallecimiento y enviamos nuestro más sentido pésame a toda su familia, amigos, compañeros y camaradas.

Compañero Manuel, que la tierra te sea leve,  ¡¡Hasta la victoria siempre!!

Compartir este artículo