Compartir este artículo

El 6 de julio (2007) se conmemora el centenario del nacimiento de la pintora y activista política mexicana Frida Kahlo. Si por la artista fuera, la fecha se celebraría de aquí a tres años, ya que Frida, despreciando su registro de nacimiento, dijo haber nacido en 1910, sólo para coincidir con el año de la revolución mexicana, considerada por ella como algo fundamental en su vida y obra.

Por Wilson H. da Silva, de Brasil (artículo publicado en 2007)

El hecho es que Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón nació en 1907 en Coyoacán, donde vivió gran parte de su vida y compuso su obra. Una vida y una obra marcadas por el dolor y la lucha; colorida y vacía; la alegría y la muerte, que no sólo nos dice mucho sobre el México de su tiempo, como también transformaran a Frida en un ejemplo de la historia del arte en América Latina, y un impresionante reflejo de décadas (entre los 20 y los 50) en la que se hizo eco en el subcontinente, al mismo tiempo, los sueños de libertad y las pesadillas trágicas que afectaban el mundo.

Los sueños y las tragedias de sus pinceles, los colores y la vida de Frida Kahlo son representaciones fascinantes, tanto por su fuerza y como ​​por su creatividad.

Cuando el dolor se convierte en arte

20160410 Frida-Kahlo2El arte y la vida nunca se separaron en la carrera de la artista. Hija de una descendiente de aztecas y españoles y de un fotógrafo alemán de origen judío, Frida siempre se ha visto a sí misma como un ejemplo de conflictividad entre las culturas europea e indígena.

Una visión que se adaptó a la pantalla de uno de sus cuadros más famosos, Las dos Fridas (1939), en la que aparecen sus dos versiones, una europea y la otra azteca, están conectadas por vasos sanguíneos que nos recuerdan tanto a la vida y como al dolor que de esta unión brotaron.

Dolor es una palabra clave en su historia. En la infancia contrajo la polio, que la dejó con una pierna deformada. A los 18 años sufrió un grave accidente de tranvía, cuyos hierros traspasaron la pelvis, la columna vertebral y las piernas, causando fracturas múltiples en todo el cuerpo.

Entre las consecuencias físicas, sufrió varios abortos involuntarios en su vida. Pero a medida que los mexicanos hacen del día de los difuntos la fiesta popular más festiva y creativa, Frida transformó su sufrimiento en fuente de creación.

Durante el período de recuperación Frida encontró en la pintura una ventana no sólo con el mundo exterior, sino también para llenar su propia vida. Imposibilitada de ver nada más que un espejo delante de ella, la pintora concibió el primero de sus autorretratos. Su imagen apareció rodeada de símbolos y referencias que expresaban sus sueños y tristezas, sus fantasías y su visión del mundo.

La pasión más allá de la realidad

Para deshacerse de las vendas y del yeso, Frida ya había decidido dedicarse a la pintura. No pasó mucho tiempo para que los principales artistas y críticos de la época vieran en sus pinturas inquietantes algo único y emocionante.

A través de estilos tan diversos como el realismo, el simbolismo y el surrealismo (con el que se identifica más), Frida produjo obras en las que, en palabras del surrealista André Breton, no falta nunca una gota de crueldad y humor. Algo que sólo podía venir de alguien profundamente ligada a la cultura mexicana.

Muchos de sus autorretratos, por ejemplo, están cargados de una sinceridad aterradora, mostrando su cuerpo atrapado en los hierros, desgarrado, conectado a las tuberías, arrojando fetos o sumergido en sangre. Otras obras muestran gracia y erotismo. Así como no pocas que hacen referencia a las luchas del pueblo y los trabajadores de todo el mundo.

Expresiones de una mujer descrita con adjetivos como ardiente, trágica, salvaje, delirante, temperamental, volcánica, atractiva, sus pinturas son marcas dejadas por un artista impulsada por la pasión y la transgresión.

Al igual que todos los que pisan este camino, su vida, su carrera política e incluso su producción artística se caracterizaron por irregularidades y la búsqueda constante de nuevas direcciones. Algunas cuestionables, pero no por ello consideradas como poco sincera o irrazonable.

Amores y amantes

20160410 Frida-Kahlo-Leon-Trotski-Mexico_EDIIMA20150506_0209_17Su gran pasión fue el muralista Diego Rivera, con quien mantuvo una relación tumultuosa. Se casó en 1929 cuando tenía 22 años (él 44), se divorció en 1939 y se volvió a casar en 1940, en una relación de profunda complicidad personal y artística, pero también marcada por las relaciones extramatrimoniales no siempre bien resueltas.

Mientras que Diego mantuvo una multitud de relaciones infieles (incluyendo la hermana de la pintora), Frida nunca trató de ocultar sus muchas aventuras con hombres y mujeres. El revolucionario León Trotsky fue uno de ellos, a quien Frida dedicó en 1937 un hermoso autorretrato por su 58º cumpleaños.

Exiliado y alojado junto con su esposa Natalia en Coyoacán (donde sería asesinado en 1940), Trotsky vio en Frida a parte de una rara belleza, una victoria de la vitalidad frente a cualquier obstáculo.

Pasión correspondida por la artista, que admiró el viejo revolucionario por su historia, su inteligencia, la firme creencia en la revolución e incluso su concepción libertaria del arte. Algo opuesto al asqueroso realismo socialista impuesto por Stalin, que calificaba obras como las de Frida como excrecencias de la decadencia burguesa.

Descarrilos políticos de una artista revolucionaria

Un episodio retrata bien la disposición militante de Frida Kahlo. El 4 de julio de 1954, sólo 11 días antes de su muerte, acompañó en silla de ruedas un acto contra la caída del presidente Jacobo Arbenz de Guatemala, derrocado con la ayuda de la CIA.

Antiimperialista y comunista hasta el último aliento, Frida fue un ejemplo de la confusión política de su generación. Presionados entre el fascismo y los avances del imperialismo de EE.UU., muchos miembros del movimiento comunista internacional predicaron la defensa de la Unión Soviética como un principio por encima de todo: la burocratización de la URSS, los Procesos de Moscú, la traición de revoluciones y la represión cultural.

México no fue diferente. En el grupo próximo a Frida y Diego estaba el muralista David Siqueiros, directamente implicado en la muerte de Trotsky al verlo como una amenaza para la revolución.

Sin embargo, sería exagerado decir que Frida fue una estalinista o contrarrevolucionaria consciente. Incluso por una lección dejada por Trotsky en un texto escrito en la casa de la pintora, en 1938, junto con Breton, El Manifiesto por un arte revolucionario e independiente.

Como recuerdo, lo que caracteriza el potencial revolucionario de una artista es la libre elección de sus temas y la absoluta no restricción en lo que respecta a la realización de su campo y el deseo firme de que la imaginación escapa de todo tipo de coacción y que no se realiza bajo ningún pretexto para imponer cualquier molde.

Elementos que nunca faltaron en una artista que, con sus preocupaciones, sus provocaciones y transgresiones, vivió y retrató un mundo incompatible con las cadenas estalinistas y los valores mercadológicos del capitalismo.


Traducción: Virginia Quiles

Publicado originalmente en http://www.pstu.org.br/node/7017

Compartir este artículo