Compartir este artículo

Expresamos nuestra completa solidaridad con los trabajadores y la juventud de la India, que comenzó una huelga general el 2 de setiembre. Reproducimos aquí un análisis de la situación realizada por New Wave, organización con la cual mantenemos relaciones fraternas

 

En mayo del 2014, las elecciones generales llevaron al poder a la coalición de derecha dirigida por el BJP (el partido Bharatiya Janata/del pueblo hindú). El gobierno anterior no fue derrotado porque derrotaron luchas, no fue la reacción la que se trajo abajo un gobierno supuestamente progresivo, sino la ira pública contra los ataques a los trabajadores pobres.

La inflación desenfrenada, la privatización, el aumento de la precarización laboral y los contratos temporales, el aumento en la explotación, la toma de tierras, la privación, la corrupción, todas llegaron a su apogeo durante la administración previa al igual que el enojo del pueblo.

Modi llegó al poder prometiendo “Achhe din” (buenos días), se esperaba que iba a acabar con la corrupción, la inflación, el desempleo y la explotación. Los que votaron por el BJP, votaron con la esperanza de que el nuevo gobierno al menos disminuyera los sufrimientos que habían vivido en el régimen anterior. Más importante aún, era una válvula de escape para su ira y escogieron castigar al último gobierno por seguir políticas pro-capitalistas.

Han pasado 16 meses desde que el régimen de Modi llegó al poder. En este tiempo, principalmente se ha comprobado una cosa, en todos los sentidos es igual de malo y en algunos es inclusive peor que el gobierno anterior. Este gobierno ha sido más descaradamente pro-capitalista, más reaccionario en sus ataques a los valores democráticos (como el secularismo y la igualdad de género) y es igual de incompetente a la hora de proveer a las masas. Si Modi y el BJP han comprobado una cosa es que la supuesta democracia de India se acaba en el momento en que un partido gana y comienza a gobernar.

En el poco tiempo de haber llegado al poder, han ocurrido tres cambios notables en la India. El primer cambio fue que hubo un aumento en la lealtad a los grupos étnicos por encima del conjunto de la sociedad, de esta forma han habido revueltas y polarización comunitaria sobre temas religiosos ocurriendo en todo el país. La discriminación contra los musulmanes y otras minorías no hindúes ya era grave, ¡pero empeoró mucho bajo el BJP en un período muy corto de tiempo! ¡A penas pasó un año desde que el BJP llegó al poder y Modi se convirtió en el Primer Ministro y la violencia comunal (musulmana-hindú) aumentó exponencialmente!

El segundo cambio que se dio en poco tiempo es que se intentaron aprobar muchas leyes anti-campesinas. La más notable de ellas es la Ordenanza de Tierra, que buscaba revertir la Ley de Tierras así como todas las garantías que habían sido concedidas al campesinado por el gobierno anterior. Por supuesto, estas concesiones se lograron a través de luchas implacables que obligaron al gobierno a realizar enmiendas en la Ley de Adquisición de Tierras original, que había sido formulada en los tiempos de la colonia.

El tercer cambio que fue sujeto de mucha agitación en los últimos meses, fueron una serie de leyes anti-obreras que buscaban incrementar las horas de trabajo, acabar con las concesiones de bienestar y dar a los patrones un poder sin precedentes sobre sus trabajadores. Es contra estas leyes anti-obreras que se está protestando y contruyendo la próxima huelga general el 2 de setiembre. Casi todas las centrales sindicales y sus afiliados se han unido al llamado de huelga. Sin embargo, al último momento, el afiliado de derecha Bharatiya Mazdoor Sangh (Asociación de trabajadores de la India) desertó la acción de huelga.

La burguesía india estaba eufórica sobre el Nuevo gobierno de Modi, celebraron a Modi y su modelo claramente explotador y pro-capitalista en Gujarat. Hoy, la burguesía se lamenta que el ‘brillo’ del gobierno Modi ‘se perdió’.

1) Las banderas levantadas:

Los sindicatos que dirigen, en su conferencia nacional en julio, acordaron una carta con 12 puntos para exigir y la estrategia de la construcción de la huelga general. Los 12 puntos en la carta son:

  1. Medidas urgentes para contener el aumento en los precios a través del sistema de distribución público y la prohibición de la especulación en el mercado de materias primas.
  2. Contener el desempleo a través de medidas concretas para generar empleo.
  3. La aplicación estricta de todas las leyes laborales básicas sin excepción o exención y medidas punitivas estrictas en caso de violación de las leyes laborales.
  4. Seguridad social de cobertura universal para todos los trabajadores.
  5. Salarios mínimos que no sean inferiores a los Rs. 15,000/mes con la provisión de indexación.
  6. Garantizar mejores pensiones que no sean inferior a los Rs. 3000/mes para toda la población trabajadora.
  7. Detener la desinversión en los PSUs Centrales/Estatales [Empresas del sector público, dónde el estado es dueño de 51% o más de la compañía; N. de T.].
  8. Detener la tercerización para trabajos permanentes, por igual pagamento y beneficios para trabajadores temporales que para trabajadores regulares por igual trabajo.
  9. Que remuevan los techos salariales y en la elegibilidad de bonos, fondo de previsión; por el incremento del alcance de las gratificaciones.
  10. Registro obligatorio de los sindicatos dentro de los 45 días de la presentación de la solicitud; ratificación inmediata de las Convenciones C 87 y C 98 de la OIT.
  11. Contra las Enmiendas a la Ley Laboral.
  12. Contra la Inversión Directa Extranjera en Ferrocarriles, Seguros y Defensa.

Lo que sobresale de esta carta es que las exigencias esta vez son más radicales y transicionales en su naturaleza que en huelgas anteriores. Ellas sirven como la base para futuras luchas en una dirección socialista y que cuestione el dominio del capital. Los trabajadores están buscando una alternativa al sistema que existe actualmente y los sindicatos están sintiendo la presión de este deseo de cambio.

Evidentemente, este cambio no va a venir de la acción sindical por sí sola. Un cambio en una dirección socialista requiere necesariamente de una dirección política. Es decir, necesitamos construir un partido revolucionario que logre disputar la lucha de clases y dirigir la onda hasta el cambio socialista y la abolición del sistema capitalista.

2) ¿Quién participa?

Once centrales sindicales están participando en la acción de huelga. La organización y la construcción de la huelga han sido similares a las otras huelgas del año pasado y años anteriores. En otras palabras, la organización se logró a través de medio burocráticos. Mientras que se realizan reuniones masivas, los comités de huelga locales no se han formado.

Centrales Sindicales

Casi todas las centrales sindicales están participando de la huelga, incluyendo a aquellas que están vinculadas a partidos burgueses. El INTUC [Congreso Nacional Sindical de la India], por ejemplo, es el segundo sindicato más grande que está participando en la huelga y está relacionado al partido del Congreso. El CITU [Centro de Sindicatos de la India] y el AITUC [Congreso de todos los Sindicatos de la India] al igual que otros sindicatos dirigentes de la izquierda como el HMS [Asamblea de trabajadores de la India] y el NTUI [Nueva iniciativa sindical] están tomando un papel dirigente en la organización de la huelga.

Inicialmente, el BMS [Sindicato de los trabajadores de la India] estaba apoyando la huelga, sin embargo a partir del 30 de agosto el sindicato se retractó por que el gobierno aseguró que iba a incrementar los bonos y el salario. Esto demuestra el carácter traidor del sindicato y la superficialidad de su compromiso. Esto va a llevar a que sea más sencillo para el gobierno reprimir a los trabajadores, ya que el sindicato de ellos no va a participar.

Sindicatos del Sector Público

El sector público es el bastión del trabajo fijo en India. Es el área en que los trabajadores han ganado las mayores conquistas. Al juntar todas las empresas del sector público, suman casi 20 millones de empleados. A pesar de que es solo una pequeña proporción de la clase trabajadora India, también es el sector industrial más poderoso y vital, como el transporte de ferrocarril, la minería de carbón y la electricidad. También son los más organizados entre los trabajadores.

En las últimas huelgas generales, los trabajadores del sector público han sido de los participantes más entusiastas y esta vez podemos esperar el mismo nivel de participación.

El sector público tiene mucho en qué trabajar para esta huelga. Desde la apertura de la economía, el sector público ha sufrido un ataque tras otro. La burguesía ha estado ocupada intentando quitar cada triunfo que la clase trabajadora ha logrado en las últimas seis décadas de independencia. En ningún otro lugar este ataque es más evidente que en el trato de los trabajadores por contrato y el proceso de tercerización de la fuerza de trabajo dentro del sector público. Privatizaciones parciales y el aumento de la supuesta ‘asociación pública y privada’ han hecho que sea más fácil el ataque a la fuerza de trabajo del sector público.

En el ámbito del sector público, la lucha por mejoras en las condiciones de trabajo va de la mano con la lucha contra la privatización y el mantenimiento del bienestar.

Puertos

Los trabajadores portuarios son conocidos por tener una gran tradición militante. Son uno de los sectores más vitales e internacionalistas de la clase trabajadora. Estuvieron a la cabeza de las principales luchas de la historia de la India y jugaron un papel importante en el levantamiento de la marina en 1946.

Los trabajadores portuarios sufrieron la privatización de los puertos que ha llevado a la pedida masiva de empleos y a una posición cada vez más precaria. Sólo en los últimos diez años, el número de trabajadores portuarios bajó de 100,000 a 60, 000.

La precarización, la privatización, el empobrecimiento y la marginalización es contra lo que luchan los trabajadores portuarios y esta huelga les va a dar la oportunidad de vincularse con la lucha de los trabajadores de otros sectores de transporte que han enfrentado problemas similares.

Trabajadores de transporte por carretera

Los trabajadores del transporte por carretera van a participar en la huelga. Después de la huelga más exitosa de los trabajadores por carretera del 30 de abril, cuando los trabajadores de las empresas del sector público, del sector privado y también de los trabajadores independientes participaron, ésta va a ser la siguiente acción a gran escala realizada por los trabajadores del transporte por carretera.

Los problemas que los trabajadores del transporte por carretera están enfrentando no son poco frecuentes para otros sectores de transporte. Allí también hay precarización que lleva a un aumento en la explotación. Las presiones por aumentar el precio del petróleo han causado un efecto dominó donde los costos se traspasan a los trabajadores del transporte por carretera y tiene que sobrellevar el peso desproporcionado de los impuestos sobre la calle y las medidas de persecución para aplicarlos.

Trabajadores del petróleo

El petróleo refinado en India es provisto principalmente por las empresas estatales y un puñado de mega corporaciones privadas. Como tales ellos tienen el control de una industria muy importante. Si ellos entran en huelga, la principal fuente de gasolina se acaba.

Trabajadores de las telecomunicaciones

Desde la semi-privatización del BSNL [compañía india de telecomunicaciones], que surge de la escisión del Departamento de Telecomunicaciones, ésta ha sufrido en varios aspectos bajo los regímenes neoliberales. Para comenzar, la compañía hermana MTNL fue privatizada y, llevado a cabo por Tata, resultó en la reversión de la mayoría de beneficios de los que disfrutaban los trabajadores del sector público. A partir de esto, las administraciones siguientes han pasado por alto el declive del BSNL como la compañía líder en telecomunicaciones en la India, así ha ido perdiendo progresivamente frente a compañías privadas, principalmente Idea mobile, Vodafone, Tata y centralmente Airtel y Reliance.

Junto con la semi-privatización, vino la discriminación. El BSNL siempre ha sido tratado como un hijo adoptivo por parte del gobierno, que estaba más que ansioso por extender la alfombra roja para todas las compañías capitalistas líderes en el sector de telecomunicaciones. La continuidad de los ataques sobre el BSNL ha resultado en el declive de la compañía, convirtiéndola en una compañía deficitaria. Ha sufrido por la tercerización de la fuerza de trabajo y por una reducción de gastos masivos en la fuerza de trabajo. El número de empleados en la compañía bajó de cerca de 600,000 a cerca de 200,000, donde más de la mitad de estos son trabajadores precarizados.

A los trabajadores por contrato de BSNL que llevan a cabo un rango de tareas desde la manutención de la oficina hasta la manutención de la línea se les niega la mayoría de los derechos que les corresponde: salario mínimo, horario de trabajo fijo o pago del fondo de providencia. Los trabajadores del BSNL vienen llevando a cabo una larga y brillante lucha, que es un ejemplo a seguir por otros trabajadores por contrato. La conducción de la lucha contra la administración de Kerala sobre el BSNL es en buen ejemplo de cómo llevar a cabo luchas.

Los trabajadores de la electricidad

El Comité de coordinación nacional de empleados e ingenieros de la electricidad (NCCOEEE) ha llevado a cabo campañas nacionales contra el nuevo proyecto de ley de electricidad, que de hecho va a ser el fin de la electricidad como derecho humano. Si pasa ese proyecto la accesibilidad y calidad de la energía doméstica va a acabar. El NCCOEEE ha decidido entrar en huelga a nivel nacional si llevan el proyecto de ley al parlamento. A pesar de haber estado en las listas, no lo pudieron meter en la sesión de los monzones. Ahora, los sindicatos han decidido concentrarse en la 2nda huelga de setiembre.

Otros sectores vitales

También son parte de la huelga los empleados del sector de la defensa y del esquema gubernamental. Los empleados del sector de la defensa tienen que lidiar con restricciones gubernamentales y una alta arbitrariedad, mientras que los trabajadores del esquema han sufrido las peores formas de discriminación y explotación.

Los trabajadores de los Anganwadi [centros de salud básicos comunitarios; N. de T.] han mostrado gran interés en participar en la huelga y también se encuentran entre la capa más explotada de la fuerza laboral. La pelea de ellos es por el respeto y el reconocimiento así como el mejoramiento de condiciones.

3) El posible impacto

Entre otras cosas, la huelga podría ser potencialmente dañina para el capital de la India. La huelga cubre prácticamente todos los sectores de la economía india y, tal como se ha visto en casos anteriores, la escala y el número de trabajadores involucrados hacen que este tipo de huelgas generales sean una situación peligrosa para la burguesía, que está principalmente preocupada por sus ganancias. Entre más generalizada sea la huelga, mayor es su potencial destructivo contra los intereses capitalistas.

A pesar de la importancia de los impactos inmediatos de la huelga, es aún más significativo el impacto subjetivo. Esta huelga va a potencializar la confianza de la clase trabajadora y va a ser una experiencia de aprendizaje para que ellos se preparen para futuros enfrentamientos. También va a juntar distintos sectores de trabajadores, abriendo la oportunidad de mayor cooperación y coordinación entre ellos. Aún más significativo es la oportunidad que da para juntar distintos trabajadores del sector público y juntar diferentes trabajadores del transporte.

Precediendo la acción de la huelga ha habido enormes movilizaciones en Kolkata por parte de organizaciones campesinas que involucraban cerca de 200,000 participantes. Muy recientemente, el campesinado ha logrado una victoria política importante al derrotar la ley de Ordenanza de Tierras y obligando al gobierno a dejarla caer. Los organizadores de la huelga general les han tendido la mano a los campesinos. La solidaridad que ha surgido de esto puede tener grandes consecuencias a largo plazo para el futuro de la lucha de clases en la India.

4) Las lecciones de las huelgas anteriores

Entre 1991 y el 2015 ha habido cerca de 16 huelgas generales, con un ritmo de una por año. Entre el 2010 y el 2014 ha habido 5 huelgas organizadas y dirigidas principalmente por centrales sindicales. Estas huelgas fueron organizadas por exigencias de una naturaleza reformista pero hicieron surgir preguntas vitales que pusieron a la clase trabajadora al frente. Las huelgas organizadas entre el 2010 y el 2013 fueron de las huelgas más grandes en la historia, ¡llegando a movilizar hasta 100 millones! Mientras estas movilizaciones mostraron la fuerza y el entusiasmo de la clase trabajadora y sirvieron para aumentar la conciencia militante, fracasaron a la hora de arrancar las concesiones que querían. La burguesía se recuperó rápidamente luego de los shocks iniciales y se quitó fácilmente el impacto de la huelga, volviendo a sus negocios como de costumbre.

La experiencia de estas huelgas debe ser asimilada para preparar esta huelga así como la huelga indefinida del 23 de noviembre. El objetivo de la huelga, después de todo, es obligar al gobierno a retirar sus enmiendas anti-obreras a la ley laboral y porque realice cambios muy necesarios de acuerdo con los intereses de la clase trabajadora. La clase debe mostrar su fuerza y presionar a la burguesía para obtener sus reivindicaciones, sería un error esperar que el enemigo va a ser “razonable” y hacer acuerdos con ellos con la esperanza de que ellos actúen por compasión. Los llamados que hacen son únicamente trampas para mantener a la clase trabajadora explotada y tal vez incrementar su explotación. No olvidemos cómo los británicos usaron las Conferencias de la Mesa Redonda para obstaculizar una y otra vez las grandes movilizaciones de masas de los indios and los tiempos de la colonia. Gandhi repetidamente cayó en sus trucos y dejó que movilizaciones masivas a nivel nacional quedaran en la nada. La burguesía india usa las mismas tácticas para engañar y pacificar las masas indias en nuestros tiempos.

5) La necesidad de solidaridad

La clase trabajadora de la India ahora camina hacia adelante y van a llegar a enfrentarse cara a cara con las maquinaciones del estado burgués-capitalista indio. La clase trabajadora de la India es enorme y poderosa pero su enemigo también. La llave para tener éxito contra la burguesía de la India es ganar el apoyo del campesinado y la pequeña burguesía que es más numerosa que la clase trabajadora de la India hoy.

Tenemos que agregarle a esto la solidaridad internacional. Debemos apelar a los sindicatos a lo largo y ancho del sur de Asia, la región del golfo y el sureste de Asia para que apoyen y se alineen con las luchas de la clase trabajadora de la India así como con el resto de luchas de la clase de esta región. También debemos lograr el apoyo de los trabajadores de nacionalidades aún mayores, como de los EEUU y el Reino Unido.

Este es el momento más crítico de la trayectoria de la lucha de clases de la India y las luchas más decisivas se van a llevar acabo ahora.

¡ABAJO EL CAPITALISMO! ¡ABAJO MODI!

¡LOS TRABAJADORES UNIDOS JAMÁS SERÁN VENCIDOS!

Compartir este artículo