Compartir este artículo

2017, un año de conmemoraciones:

  • 100 años de la declaración de Balfour de 1917, con la cual el gobierno británico ofreció Palestina unilateralmente para el establecimiento de un hogar judío;

  • 70 años del Plan de Partición de Palestina, adoptado por las Naciones Unidas en 1947, que dio lugar a la Nakba en 1948, mediante la cual fueron demolidas más de 530 poblaciones palestinas y expulsados de sus tierras más de 750.000 palestinos y palestinas, en un claro proceso de limpieza étnica;

  • 50 años del inicio de la ocupación israelí en 1967 de Cisjordania, Jerusalén Este, Gaza y los altos del Golán y del inicio del continuado proceso de colonización y ocupación por parte del Estado de Israel.

El continuo arrebatamiento de tierras y medios de vida a los palestinos, incluyendo la demolición de hogares, la confiscación de tierras y la construcción de un muro de apartheid, la negación de su identidad y memoria, los 10 años de bloqueo a la Franja de Gaza que han generado unas condiciones de vida inhumanas acompañadas de continuos ataques militares sobre su población; la constante represión que ha dado lugar a más de 7.000 prisioneros incluyendo a más de 400 menores de edad encerrados bajo detención militar; la terrible situación de los refugiados palestinos y palestinas agravada por la guerra en Syria y las draconianas leyes discriminatorias israelíes; todos estos hechos, fruto de más de 100 años de negación de los derechos del pueblo palestino, no pueden ser aceptados por más tiempo.

Los aniversarios conmemorados durante el año 2017 nos recuerdan el grado en el que la mentalidad colonial, la negación de los derechos del pueblo palestino y el rechazo a aplicar la legislación internacional y las resoluciones de la ONU llevan al desastre.

Estas fechas señalan la responsabilidad de los países europeos y occidentales en la existencia de esta situación, al igual que la impotencia en la que la Unión Europea se ha atrapado a si misma mientras hace ostentación de respetar los principios del derecho internacional sin tomar medidas para defenderlos.

Estas fechas nos recuerdan, también, que la construcción de la paz no puede tener lugar mientras se ignoran estos hechos y que reconocer los hechos históricos es responsabilidad de todas las partes, muy especialmente el Estado de Israel y sus ciudadanos, que contrariamente están instalados en una política revisionista promovida y llevada hacia el extremo por su actual ejecutivo. Los estados europeos fueron actores principales del sistema colonial entre las dos guerra mundiales; ellos hicieron cargar a Palestina con las consecuencias del monstruoso genocidio de los judíos europeos por los Nazis; y en base a esto no han hecho nada para exigir a Israel el cumplimiento de las resoluciones de las Naciones Unidas, ellos tienen que asumir la gran responsabilidad que les corresponde ante la tragedia que soporta el pueblo palestino en la actualidad.

Hacemos un llamamiento a la Unión Europea y a los Estados Europeos:

  • a hacer del 2017 el año en el que los derechos del pueblo palestino se conviertan en realidad, mediante una agenda efectiva: el derecho a la autodeterminación, el fin de la ocupación de Cisjordania, incluyendo Jerusalén Este, y de la Franja de Gaza, el derecho a la igualdad de todos los ciudadanos y ciudadanas de Israel y el derecho al retorno de todos los refugiados y refugiadas palestinas;

  • el cese de toda complicidad con la continuada política de asentamientos israelí y los numerosos medios a través de los cuales Israel viola la legislación internacional; así como demandar un inmediato fin del bloqueo sobre la Franja de Gaza y libertad de movimiento para la población palestina;

  • tomar medida efectivas con respecto al Estado de Israel mientras continúen sus violaciones de las leyes internacionales sobre derechos humanos, incluyendo la suspensión del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y el Estado de Israel hasta que Israel cumpla con la legislación internacional, para empezar la cooperación en cuestiones militares y de seguridad (mal disimulada en numerosos proyectos del programa Horizonte 2020) ha de ser suspendida inmediatamente.

Nosotros, los abajo firmantes, organizaciones de la sociedad civil europea, asociaciones, partidos políticos, sindicatos reafirmamos solemnemente que en el 2017, después de 100 años de desposesión, negación y limpieza étnica, los derechos del pueblo palestino deben ser, al menos, respetados.

Cada uno de nosotros con su visión respectiva, nos comprometemos a actuar hacia esta meta, con la convicción de que una paz sostenible puede ser alcanzada únicamente mediante la observación de la legislación internacional.


Para leer la declaración completa, la nota de prensa y la lista de los firmantes pinchar aquí:

Compartir este artículo