Compartir este artículo

Desde el inicio de la crisis, la educación pública en toda Europa está sufriendo uno de los mayores ataques de su historia, siendo sometida a un proceso de privatización, elitización y desmantelamiento por parte de los gobiernos títeres de la Unión Europea que recortan presupuesto a la educación pública para pagar una deuda ilegítima que han generado los banqueros y los grandes empresarios y que pretenden que paguemos nosotros con nuestra educación. Y, como siempre, la juventud trabajadora nos estamos llevando la peor parte.

Por Equipo Estatal de Juventud

Cargamos a nuestras espaldas un paquete de ataques que forman parte de una estrategia de privatización, precarización y elitización de la educación pública. Si en el 2007 esta estrategia se llamaba Plan Bolonia, actualmente las reformas educativas que están en marcha se llaman LOMCE y 3+2. Todo este proceso implica que en nuestro día a día los estudiantes trabajadores y los sectores más oprimidos y precarios de la sociedad encontremos muchas trabas para acceder a unos estudios de calidad.

Algunos ejemplos son el aumento de las tasas de las universidades públicas, la reducción de las becas o la entrada de empresas privadas a la universidad. El resultado es que están convirtiendo la educación, que debería ser un derecho para todas, en un privilegio para los más ricos y que solamente este año más de 55.000 estudiantes en el Estado Español han sido expulsados de la universidad por no poder costeársela.

Si en el 2007 la estrategia de privatización se llamaba Plan Bolonia, actualmente las reformas educativas que están en marcha se llaman LOMCE y 3+2

Ante el nuevo gobierno del PP: organicemos la resistencia

Con el fin del ciclo electoral y la formación de un nuevo gobierno del PP, los ataques no paran. La Unión Europea lleva meses exigiendo al Estado Español un gobierno, sea cual sea, que aplique una nueva ola de recortes y un plan de ajuste dirigido a la juventud y al conjunto de la clase trabajadora del país.

El nuevo gobierno ya ha sentenciado que cumplirá a raja tabla los dictados de Bruselas y la Troika y que recortará cerca de 5.500 millones de euros el año próximo. Esto significa que la educación pública no se va a salvar de los planes de austeridad y que la estrategia de desmantelar la educación sigue su curso por parte del nuevo gobierno de Rajoy. Por eso es más necesario que nunca organizar un movimiento estudiantil fuerte que sea capaz de enfrentar los ataques que están por venir.

El movimiento estudiantil que necesitamos

Hasta ahora la respuesta que hemos dado a todos estos planes no se corresponde con la magnitud del ataque que estamos recibiendo. Y esto se debe principalmente a un contexto general de desmovilización y de esperanzas electorales, pero también al papel que han jugado los sindicatos y organizaciones estudiantiles, ya que no han sabido organizar democráticamente al conjunto del estudiantado y la comunidad educativa.

La pasada huelga del 26 de Octubre fue el inicio de un posible nuevo ciclo de luchas contra las reformas educativas de la LOMCE y el 3+2. Desde Corriente Roja celebramos las iniciativas de lucha pero consideramos que las convocatorias deben ser mediante la votación democrática en las aulas y conjunta con el resto de sindicatos y organizaciones estudiantiles para seguir impulsando la lucha y para construir movilizaciones masivas.

Para que en el Estado Español como en Europa podamos frenar este paquete de reformas necesitamos organizar una respuesta social amplia que unifique el movimiento estudiantil de universidad y de institutos con el profesorado y el resto de trabajador@s de la educación.

Ahora la tarea debe ser concentrarnos en hacer un paso adelante en la construcción del movimiento estudiantil. Necesitamos avanzar en la organización de los y las estudiantes para conseguir un movimiento masivo – que aglutine al máximo de estudiantes posible y que, por lo tanto, sea representativo – democrático – que involucre a todo el estudiantado en la toma de decisiones que les afecten directamente como, por ejemplo, votando las huelgas clase por clase – y, por último, igualitario, que combata cualquier forma de opresión en el movimiento de lucha.

Debemos transformar tanto el sentimiento frustración por el vaciamiento de las movilizaciones y por las esperanzas electorales en rabia para luchar contra el gobierno y los dictados de la Troika.

Este año más de 55.000 estudiantes en el Estado Español han sido expulsados de la universidad por no poder costeársela

  • ¡Construyamos un movimiento estudiantil masivo, unido, democrático, representativo y que combata todo tipo de opresión!
  • ¡Abajo las reformas educativas del 3+2 y la LOMCE!
  • ¡Defendamos una educación pública, democrática, gratuita, de calidad, laica e igualitaria!
  • ¡No vamos a pagar su deuda con nuestra educación!

_si23190

El combate al machismo, tarea del movimiento estudiantil

El machismo está aumentando en cifras alarmantes a nivel mundial y, sobretodo, entre los sectores más jóvenes. Esto hace más necesario que nunca, que el combate al machismo sea una de las tareas principales del movimiento estudiantil ya que las mujeres somos más de la mitad de la población y más de la mitad de la comunidad educativa. Así pues, sin las mujeres no puede existir un movimiento estudiantil ni masivo ni representativo.

Las estudiantes tenemos que combatir el machismo en todos los espacios de lucha, en las asambleas y en cualquier órgano de representación estudiantil ya que el machismo divide el movimiento y lo debilita. Si los estudiantes de conjunto damos una fuerte batalla contra el machismo dentro y fuera del movimiento conseguiremos construir un movimiento estudiantil fuerte, unido y combativo.

La lucha contra el machismo, no es tarea exclusiva de las compañeras; las mujeres tenemos que estar en la vanguardia, pero es una tarea del movimiento estudiantil de conjunto. Los estudiantes tenemos que tomar la lucha feminista como inseparable de la lucha estudiantil, porque las reivindicaciones estudiantiles y las reivindicaciones de las mujeres van de la mano: juntas toman más fuerza.

Es por esto que la juventud de Corriente Roja llamamos a todas las estudiantes a organizarnos y participar en las movilizaciones del 25-N, Día Mundial contra la violencia machista porque si nos tocan a una, nos movilizamos todas!

¡Todas al 25-N! ¡Ni una menos!

Compartir este artículo