Compartir este artículo

Después de que la posición intransigente de ASAJA hiciera imposible ningún acuerdo en la negociación del convenio del campo, el viernes 12 y el sábado 13 de mayo comenzó la huelga en el campo sevillano. La patronal quiere mantener congelado el salario durante 5 años, mientras los precios de todo suben. Y quiere mantener la ilegalidad  a la que los trabajadores del campo se ven sometidos cotidianamente, con incumplimientos constantes del actual convenio y con la estafa continuada a la seguridad social que significa no declarar todas las peonadas.

Por Cobas Sevilla

La falta de derechos se extiende también en los días de huelga, los primeros después de 12 años, ya que los trabajadores y trabajadoras se ven en muchos casos sometidos a la extorsión del “si no vienes en el día de huelga a trabajar, ya no vuelvas”. La acción de los piquetes ha permitido que muchas empresas, almacenes y cuadrillas hayan podido parar.

Los grandes centros de trabajo han parado completamente, o han tenido un funcionamiento muy mermado. Podemos mencionar Buitrago, La Altaba, la Jarilla o el Grupo Primor. Numerosas cuadrillas también se han retirado de las normales tarea en los cultivos de frutales.

Esta huelga tiene que servir como un claro ¡basta ya! a seguir recortando condiciones laborales y derechos mientras las empresas se forran a nuestra costa.  Para revertir la explotación y la creciente miseria hay que romper el miedo y organizar en cada almacén, cuadrilla y tajo la resistencia de los trabajadores.

Los días domingo 14 y lunes 15 sigue la huelga. ¡Por un convenio justo! 

Compartir este artículo