Compartir este artículo

Decenas de miles de personas procedentes de distintos territorios y naciones del Estado español participaron este sábado 27 de mayo de una nueva manifestación estatal convocada por las Marchas de la Dignidad bajo el lema de “Pan, Trabajo, Techo e Igualdad”.

Por Redacción Página Roja

Las seis columnas que salieron de diferentes puntos de Madrid confluyeron en Neptuno y arrancaron unidas hasta la Plaza España en una gran manifestación que paralizó el centro de la ciudad y llenó sus calles de banderas coloridas representando a movimientos sociales, diversos colectivos trabajadores y trabajadoras en lucha, partidos políticos y sindicatos.

Las Marchas de la Dignidad, que tienen ya más de tres años de existencia, se han convertido en un claro referente para todos aquellos activistas que buscan un punto de unidad y apoyo para sus reivindicaciones y luchas en cada centro de estudio y trabajo.

En la manifestación se podían ver, entre otros grupos, jornaleras en lucha contra la retirada del subsidio agrario y por un convenio digno (y que se cumpla) en el campo; trabajadoras/es de Transcom de Madrid que en la actualidad enfrentan un ERE; trabajadores/as de Unipost y de Coca Cola…; así como mujeres que ya no aguantan más el aumento de los feminicidios.

Estaban presentes, además, colectivos que defienden la remunicipalización de los servicios públicos -en Madrid esta es una demanda muy importante visto que el Ayuntamiento no está cumpliendo lo prometido durante la campaña electoral-, así como las Mareas Pensionistas, que están organizadas alrededor de la defensa de unas pensiones públicas dignas y a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, y trabajadores/as de las mareas en defensa de la de la sanidad y la educación pública y las plataformas contra los desahucios.

Las Marchas de la Dignidad, pese al silencio vergonzante de los grandes medios de comunicación y los innumerables intentos de debilitarla por parte de los que apuestan únicamente por el juego parlamentario y la disputa electoral, demostraron el sábado pasado un gran dinamismo que expresa la enorme disposición, por parte de las y los más afectados por los años de gobiernos de PP/PSOE, de pelear en las calles en defensa de una vida digna.

El Bloque Combativo de Clase, que reúne a los sindicatos alternativos contrarios a la burocracia de CCOO y UGT, participó con columna propia, juntando a decenas de luchas en curso y mostrando que es posible y necesario un sindicalismo combativo e independiente que no firma ERE’s a espaldas de los trabajadores, ni aboga por un “Pacto Social” con aquellos que sólo piensan en recortar nuestros derechos para mantener los descomunales lucros de los bancos y las demás empresas capitalistas.

En un momento en que algunos de los partidos que se reivindican de izquierda y de oposición al gobierno corrupto de Rajoy, como Unidos Podemos, propone una moción de censura en el Parlamento desvinculada de la lucha social, ofreciendo una “salida” por dentro de las propias instituciones antidemocráticas del régimen, tiene una enorme importancia la afirmación de una alternativa como las Marchas.

Defendemos la independencia de la clase trabajadora ante gobiernos y empresarios. Estamos por la derogación de las reformas laborales; por la defensa de las pensiones públicas; por el no pago de la deuda y por la ruptura con el euro y la UE. Las Marchas de la Dignidad son parte de esta alternativa que se debe construir en las calles.

Tras el éxito de la manifestación del último sábado, que significó un gran esfuerzo físico, financiero y personal para miles de personas, debemos estar contentos y animados para seguir construyendo las Marchas como un referente unitario para todas las que luchan.

“No hay cambio sin lucha obrera”.

Compartir este artículo