Compartir este artículo

La toma de posesión de Donald Trump como presidente de los EEUU desencadenó protestas y movilizaciones, en todos los niveles, en decenas de países alrededor del mundo. La masividad de las protestas demuestra el enorme rechazo que Trump genera sin siquiera haber comenzado efectivamente su mandato y la polarización social y política tienden a crecer en EEUU y el mundo.

Por la redacción

El mismo día del juramento de Trump se dieron manifestaciones, duramente reprimidas, en Washington y otras ciudades estadounidenses, así como en otros países latinoamericanos y europeos. La consigna: “No es mi presidente” resonó en las calles, marcando la situación de polarización social y la crisis política, pocas veces vista anteriormente, que atraviesa EEUU.

Menos de un día después de su asunción, más de medio millón de personas, protagonizaron la denominada “Marcha de las Mujeres” en Washington en contra del nuevo gobierno.

Según los organizadores, la iniciativa reunió más de tres millones de manifestantes en el país (Nueva York, Chicago, Boston, Atlanta) y en otras ciudades del mundo (Berlín, Londres, Sídney, Roma, Viena, Ámsterdam, etc.). En la capital británica, se contabilizaron más de 100.000 personas. También hubo actos de protesta en ciudades latinoamericanas y africanas. Entre las principales banderas de las protestas, se destaca la lucha por el respeto a los derechos de las mujeres, los negros, los inmigrantes y derechos civiles en general.

trump3

Trump, que no esconde el feo rostro del imperialismo, comienza su mandato altamente repudiado en las calles, y eso es muy positivo. El nuevo jefe de la principal potencia mundial intentará aplicar sus planes de dominación, pero el movimiento de masas muestra que está con disposición de lucha para enfrentar sus medidas.

Desde la LIT-CI saludamos esas movilizaciones y decimos ¡Es hora de seguir en las calles! Para nosotros, la lucha contra Trump es una necesidad de la lucha contra el imperialismo y sus planes. Nuestros partidos estuvieron presentes en varias protestas de EEUU, México, Argentina, Brasil, Costa Rica, El Salvador, Chile, Paraguay, Italia, Portugal, el Estado español, entre otros.

Donald Trump no tendrá tregua ni aplicará su plan imperialista sin lucha. La lucha antiimperialista comienza de demostrar nueva fuerza.

¡Sigamos en las calles contra Trump!

 

Compartir este artículo