Compartir este artículo

Jeremy Corbyn está recibiendo un gran apoyo fuera del parlamento. Sus puntos de vista anti-austeridad resuenan en la clase obrera, en oposición al sistema político de los conservadores, los medios de comunicación capitalistas y los constantes ataques del ala derecha Laborista sobre Corbyn.

Declaración de ISL – Inglaterra

Corbyn parece estar dando voz a los que no tienen voz y una alternativa a la exclusión de derechos en el Partido Laborista que venía de los años de Blair y Miliband.

El grupo del ala derecha Laborista de 170 MP hizo su movimiento para expulsar a Corbyn después del resultado del Brexit, que utilizaron como excusa para pedir un voto de no confianza;sólo 40 diputados defendieron a Corbyn.

Sin embargo, esto ha fracasado y ha creado una mayor oposición al ala derecha. Todo esto viene de la más profunda oposición a ocho años de austeridad que también ha sido implementada por el Grupo Laborista; ni un solo Consejo Laborista se ha opuesto a la embestida Tory contra los más pobres y vulnerables. Todos han aplicado recortes, incluso bajo el liderazgo de Corbyn. ¡Ya es suficiente!

Existe un gran interés y debate en esta lucha política de los Laboristas, y aquellos que están con Corbyn piensan y esperan que él sea diferente.

¡Luchar contra los recortes y los patrones ahora!

Hasta ahora, la campaña se ha limitado a un debate electoral interno. Nadie ha hecho un llamado a luchar y a salir a la calle contra la austeridad.

Las huelgas, que tienen lugar con la participación de los trabajadores ferroviarios, de la educación, de limpieza, de energía, de petróleo y delivery, muestran que los trabajadores están dispuestos a luchar. También hay una importante lucha contra el rápido desmantelamiento del estado de bienestar y NHS.

Muchos trabajadores están pidiendo a Corbyn que utilice su campaña electoral para apoyar sus huelgas y movilizaciones. Él ha expresado su simpatía con algunas luchas, y asistió a algunas líneas de piquete, pero es necesario que haya un fuerte y claro llamado a la movilización de masas en todas las huelgas y luchas contra los recortes, bajo el liderazgo de los Laboristas.

La Liga Socialista Internacional (ISL) cree que es esencial que todos los trabajadores construyan y se unan a las movilizaciones contra la austeridad, incluyendo aquellos que apoyan a Corbyn.

Los concejales que apoyan a Corbyn tienen que dejar de seguir los consejos de políticas controladas por los Laboristas de derecha. Hasta ahora todo lo que han votado ha sido a favor de los recortes y cierres; es momento de votar en contra.

Hacemos un llamado a todos los diputados y concejales Laboristas de izquierda ¡para luchar contra los recortes ahora!¡A sus partidarios les decimos que hay que hacerlos luchar ahora!

Tenemos que hacer un frente de acción de todas las luchas y construir acciones de masas, por ejemplo para salvar el NHS. Dirigentes de izquierda, laboristas y activistas deberían hacer público su apoyo a las movilizaciones actuales, tales como la de Liverpool del 25 de septiembre, en contra del apoyo de la derecha a los cierres. El Partido Laborista (ya que el 84% que votó a favor de Corbyn) debe promover estas movilizaciones de masas.

El capitalismo encontrará muchas maneras de bloquear cualquier política progresiva a no ser que se vea obligado por la acción de masas. Sin la lucha de los trabajadores en la calle nada se logrará. Debemos construir los movimientos ahora.

Luchar contra el ala derecha del Laborismo

La lucha contra la austeridad no se puede hacer con la derecha del Partido Laborista. En respuesta a los 246 concejales que respaldan a Corbyn, 1.000 firmaron una carta de apoyo a la oposición, Owen Smith.

Eso también significa que aproximadamente 4.750 ¡no han tomado posición! Esto indica que la mayoría de los consejos son partidarios del status quo.

Con el fin de apaciguar a la derecha, Corbyn ha retrocedido en algunas de las promesas que hizo en su campaña inicial por la dirección, como la demanda por nacionalización de la energía, la anulación de las cuotas a estudiantes y el voto a favor de la representación proporcional.

Si la oposición de izquierda Laborista contra la austeridad quiere tomar acción, debe adoptar una política de destituir parlamentarios de derecha y concejales que continúen votando por recortes y otras políticas capitalistas. Pero los dirigentes de izquierda están en contra de una re-selección.

Acción de masas ahora

Para mantenerse con el ala derecha Laborista, los parlamentarios y concejales paralizarán la lucha de Corbyn contra la austeridad, [por lo que] tiene que haber un cambio.

ISL propone que militantes y partidarios de la izquierda del partido Laborista se unan a los grupos contra los recortes y, donde sea necesario, creen otros nuevos, con democracia obrera, que pueda vincular a los sindicatos y las comunidades en la lucha.

Los parlamentarios de izquierda y los consejeros deben dejar de hacer parte de la aplicación del ajuste. Deben llamar a conferencias abiertas en las ciudades para discutir un programa contra la austeridad y los recortes.

Para aquellos que piensan que el Partido Laborista puede llegar a ser socialista, les decimos que hagamos un frente común de acción contra la austeridad. El socialismo se construirá en las calles, en las huelgas, y el centro de esa lucha será la lucha de clases fuera del parlamento.

Eso significa que la construcción de una lucha va mucho más allá de los confines de la democracia parlamentaria burguesa. El centro de gravedad de la lucha socialista no es el parlamento sino las calles y la lucha independiente de los trabajadores.

Reformismo o marxismo

Lenin escribió muchos años antes de la revolución de 1905 que “limitar las actividades del proletariado, bajo cualquier circunstancia, a la ‘democratización’ pacífica solamente es arbitrario, es estrechar y vulgarizar el concepto de socialismo de la clase obrera”. Una corriente retrógrada de la socialdemocracia rusa 1899.

“… No tenemos parlamento, pero no hay fin para el cretinismo parlamentario entre los liberales, ni de licencia parlamentaria entre los diputados burgueses.

Los trabajadores deben dominar a fondo esta verdad para aprender a utilizar las instituciones representativas para promover la conciencia política, la unidad, la actividad y la eficiencia de la clase obrera” (“Capitalismo y Parlamento”, 17 de junio de 1912).

Lenin insiste en la lucha independiente de la clase obrera como la base del socialismo.

ISL cree que una experiencia de lucha constante demostrará que para romper con la colaboración de clases y las políticas procapitalistas del pasado, Corbyn tendrá que romper con el Partido Laborista y llevarse con él a todos los que quieran luchar contra la austeridad.

La Liga Socialista Internacional (ISL) va a estar en la primera línea apoyando y ayudando a construir una alternativa real de la clase obrera, inclusive un nuevo partido obrero, que sea socialista, revolucionario e internacionalista.

Acciones, no promesas

En agosto, Corbyn anunció 10 promesas pero sin una sola mención a las políticas de bienestar, incluso en su sentido más amplio, incluyendo seguridad social, trabajo y créditos fiscales por hijos, pensiones por hijo, vivienda y pensiones.

Cuando el número de personas sin hogar y los niveles de pobreza aumentan significativamente es cuando el tope de beneficios se reduce (en noviembre de 2016); es necesario tomar medidas ahora y no promesas para el futuro.

La promesa de construcción de un millón de nuevas viviendas en cinco años, con al menos la mitad de ellas como viviendas sociales, no es suficiente. La construcción se deja en manos de empresas privadas lucrativas.

Otra promesa es “hacer al público nuevamente partícipe de nuestra economía y servicios: incluyendo la renacionalización de los ferrocarriles y buses privados, y servicios de entretenimiento y deporte de nuevo bajo control del gobierno local”.

Los bancos y las transnacionales controlan la economía, es decir que sin quitar su poder mediante la nacionalización bajo el control de los trabajadores, esta promesa significa muy poco. Han explicado que la nacionalización ferroviaria solo tendrá lugar después de que finalicen las franquicias actuales, por lo que según lo declarado por The Economist: “La nacionalización de franquicias como estas ya expiraron, también tomará mucho tiempo: apenas alrededor de un tercio estaría bajo control del Estado para el año 2025” (3 de octubre de 2015).

Críticamente, se puede decir que las diez promesas son vagas, y que sin un programa concreto para luchar ahora no tienen sentido. Tenemos que luchar contra la austeridad en los hechos, no con palabras, con la acción de masas hoy, como la única manera de derrotar la austeridad.

Nacionalizar el Banco de Inglaterra

En una entrevista con la BBC Radio 4, el 4 de julio, John McDonnell indicó que bajo un gobierno Laborista el Banco de Inglaterra seguiría siendo “independiente”. Pero, debemos preguntar: ¿independiente de quién?

El Banco de Inglaterra es la institución central que determina la política fiscal y monetaria pro-austeridad que el capitalismo británico quiere. Exigimos su nacionalización y la apertura de todos los libros financieros, incluidos los que conducen a la banca offshore.

Un programa socialista exigirá que los trabajadores tomen el control de los bancos para la administración de las necesidades de la sociedad.


Traducción: Amanda Aguilar.

Compartir este artículo