Compartir este artículo

Miles de mujeres en Polonia llamaron a una huelga nacional contra la nueva ley de aborto, aprobada el pasado 23 de setiembre. La ley, presentada al Congreso por el grupo Stop Abortion como petición de ciudadanos independientes, en forma de junta de firmas, solicita la prohibición de todo tipo de aborto, incluso en casos de violación, incesto, riesgo de muerte del feto o de la madre, y malformaciones en el feto, bajo pena de hasta 5 años de prisión (mayor a la pena que reciben los violadores).

Por Ari Russo

Además, al no haber causales para probar la razón del aborto, los médicos que brinden cuidados médicos básicos en situaciones de aborto, incluso en casos de aborto espontáneos, pueden sufrir represalias como la prohibición del ejercicio de la profesión y sufrir procesos penales.

Esta propuesta de ley, aprobada por mayoría absoluta en la Cámara Baja, viene junto con dos propuestas presentadas también en setiembre por el Law and Justice Party [PiS, partido de derecha en el gobierno desde Octubre de 2015], y la Federación Polaca del Movimiento Pro-Vida [Polish Federation Pro-Life Movements], respectivamente –apoyadas por la Iglesia Católica– de restringir el congelamiento de embriones para fertilización in vitro, así como de penalizar con hasta dos años de prisión la venta/uso de la pastilla del día después. Es decir, la aprobación de la ley anti-aborto es parte de un paquete de ofensivas medidas de ajuste contra los derechos de la mujer, particularmente de las mujeres trabajadoras, que son quienes más dificultades tienen para hacerse cargo, económica y psicológicamente de un niño no deseado, mucho más en casos de niños con problemas congénitos graves.

Polonia tiene actualmente la ley de aborto más restrictiva de Europa, y la propuesta del gobierno, la iglesia y sectores de derecha es restringir aún más la libertad de elección, incluso frente a casos de riesgo de vida.

Por eso la protesta, denominada “Lunes Negro” e inspirada en la gran protesta de Octubre 1975 en Islandia, contó con la participación y el apoyo incluso de sectores anti-aborto y católicos practicantes, que consideran que una cosa es no fomentar el aborto y otra es penalizar a las mujeres violadas más que al propio violador, o negar asistencia de salud a una mujer por abortos espontáneos.

La convocatoria llamaba a ausentarse de sus trabajos e incluso de sus labores domésticas por un día, y la participación fue mucho mayor a la esperada (el apoyo general de la población al reclamo fue de casi 80%, mientras que el apoyo a la participación de la huelga fue de 50%), levantando consignas como “Paremos a los fanáticos”, “Queremos médicos, no misioneros” y “Mi cuerpo, mi elección”.

Después de la protesta, Jarosław Kaczyńsk, líder del PiS, se vio obligado a declarar que pueden considerar implementar apenas la prohibición del aborto en casos de malformación, pero no será prohibido o penalizado en casos de violación o incesto.

El retroceso del Pis [Law and Order] es fruto de la gran movilización llevada a cabo por las valientes mujeres polacas. Sin embargo, creemos que no es suficiente, ya que la ley, aun parcialmente implementada, restringirá aún más la poca decisión de las mujeres sobre su cuerpo y su vida.

Incluso vetando el aborto apenas en casos de malformación, sabemos que el Estado no garantizará a las madres de niños con deformaciones o enfermedades congénitas los cuidados necesarios para poder acompañar durante toda una vida la demanda que este tipo de problemas requieren (como salud y educación especial, régimen especial de trabajo para la madre, asistencia psicológica de por vida, etc.). Por eso, exigimos la inmediata derogación de la ley en todos sus puntos.

Expresamos nuestra solidaridad y admiración para con la fuerte lucha de las mujeres polacas. Consideramos que la huelga es sí el mejor camino y un ejemplo para todas la mujeres trabajadoras del mundo; llamamos a continuar la lucha y alzar nuestras voces alrededor del mundo, en solidaridad con las mujeres polacas, y en defensa de nuestro derecho a decidir cuándo ser madres.

Fuentes:

https://www.theguardian.com/world/2016/oct/02/women-to-go-on-strike-in-poland-abortion-law

http://internacional.elpais.com/internacional/2016/10/03/actualidad/1475520254_916410.html

Compartir este artículo