Compartir este artículo

Por una República catalana social y soberana

Por la libre unión con el resto de pueblos del Estado

El derecho al referéndum es un derecho democrático básico del pueblo de Cataluña que no puede depender del rey ni de Rajoy.

Corrent Roig llamamos a votar masivamente el día 1 de Octubre. Más allá de la opción de voto, la primera condición para que el referéndum sea una gran victoria democrática sobre el régimen monárquico es una votación masiva.

Llamamos a votar Sí porque no ha podido quedar más claro que no hay posibilidad de ejercer el derecho a decidir sin la ruptura con el régimen monárquico del 78, inseparablemente  ligado a la herencia del franquismo.

Llamamos a votar Sí porque es la mejor opción para agrietar al régimen, abrir una gran compuerta a las reivindicaciones sociales de la clase trabajadora, tanto en Cataluña como el resto del el Estado, y cuestionar un modelo político, económico y social al servicio de una oligarquía de banqueros, multinacionales  y grandes empresarios.

Llamamos a votar Sí porque la clase trabajadora no tiene ningún interés a mantener una unidad a la fuerza. Votar Sí es la mejor manera de defender una unión libre de pueblos libres.

Nuestro Sí no tiene nada que ver con el del Gobierno de Puigdemont y Junqueras. Su Sí es a favor de un estado catalán dentro de la Unión Europea y de la OTAN: un estado sometido a la Europa del capital, que reciba las órdenes directamente de Angela Merkel y no a través de Madrid. Quieren un proceso constituyente controlado desde arriba y dirigido por “especialistas”, donde el pueblo trabajador sea un invitado de piedra y se mantengan el dominio y las reglas del capital.

Nuestro Sí es un llamamiento a favor de un proceso constituyente verdaderamente democrático y popular, donde la última palabra la tenga la clase trabajadora y no las patronales, la cúpula de los partidos y los “expertos” a su servicio.

Nuestro Sí es un llamamiento a unir fuerzas con el resto de pueblos del Estado español para construir un futuro común entre iguales y luchar juntos para desembarazarnos de la Europa del capital (la Unión Europea y el Euro) y construir una Europa de los Trabajadores y de los Pueblos.

Nuestro Sí es un llamamiento a luchar para no pagar una Deuda que es ilegítima y para aplicar los recursos económicos a un plan de emergencia social que revierta los recortes, derogue las reformas laborales y de las pensiones (que la ley de transitoriedad mantiene), reparta el trabajo, aumente sustancialmente el salario mínimo, ponga fin a la salvaje precariedad que sufrimos, dé derechos a los inmigrantes, cree un parque de viviendas sociales con los pisos vacíos en manos de bancos y fondos buitre y estatice las empresas estratégicas.

El pueblo de Cataluña tenemos derecho a decidir nuestro futuro político y a autodeterminarnos en todos los aspectos, sociales, políticos y económicos. Pero esto sólo será posible si el proceso independentista que empezó a coger fuerza cinco años atrás, se acompaña de una movilización permanente y de la irrupción de la clase trabajadora en la vida política de Cataluña.

Compartir este artículo