Compartir este artículo

Nosotros, la Alianza de Socialistas de Oriente Medio, nos oponemos a los diversos ataques militares contra Afrin, Idlib y Ghouta Oriental y apoyamos a todos los civiles inocentes en Siria. Ha habido un consenso entre todas las potencias internacionales y regionales sobre la necesidad de liquidar los movimientos populares revolucionarios iniciados en Siria en marzo de 2011.

Solidaridad con Afrin contra la intervención militar turca

23 de enero de 2018

Desde el 20 de enero de 2018, militares turcos, asistidos por milicias de la oposición pro-turca siria, han lanzado una ofensiva aérea y terrestre a gran escala, denominada “Operación Rama de Olivo” en la provincia de Afrin, situada en el noroeste de Siria, con una población mayoritaria kurda y controlada por el Partido de la Unión Democrática (PYD) y sus Unidades de Protección del Pueblo (YPG).  Al menos 30 civiles han muerto desde el comienzo de la operación.

Afrin ha acogido a muchos desplazados internos de otras regiones del país, lo que ha dado lugar a la duplicación de su población hasta 400.000 y 500.000 personas, ya que se salvó relativamente de la guerra y las agresiones de las fuerzas del régimen de Assad.

Este ataque se produce tras meses de tensiones y agresiones del ejército turco contra Afrin. El ejército turco utilizó como pretexto un anuncio de un portavoz militar, de la Coalición International- liderada por Estados Unidos- contra el Estado Islámico (IS), para construir una fuerza fronteriza de 30.000 efectivos bajo el mando de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) liderada por las Unidades de Protección del Pueblo (YPG). En opinión de Ankara, la decisión norteamericana significó que la asociación EE.UU. -YPG no terminaría con el colapso de la IS, como esperaba el gobierno turco.

Ankara considera las Unidades de Protección Popular (YPG) y el PYD en Siria como una extensión del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que Estados Unidos, la Unión Europea y Turquía han calificado de organización terrorista.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan dijo que la operación Afrin sería seguida por otra contra Manbij. Erdogan también amenazó cualquier voz crítica en Turquía contra la “Operación Rama de Olivo”, señalando en particular al Partido Democrático de los Pueblos (HDP, por sus siglas en inglés) pro-kurdo, afirmando que “dondequiera que salgáis a la calle, nuestras fuerzas de seguridad estarán en vuestros cuellos”.  Con la excepción del HDP, el resto de los principales partidos de Turquía, incluyendo el fascista Partido del Movimiento Nacional (conocido como MHP) y el Partido Popular Republicano Kemalista (conocido como CHP), apoyan la intervención militar de Turquía.

A pesar de una declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia en la que expresaba su “preocupación” y pedía a las partes que “mostraran una mutua moderación”, Moscú, que controla gran parte del espacio aéreo sirio, en realidad ha dado luz verde a Turquía para esta invasión y ha retirado sus fuerzas de las zonas atacadas por las fuerzas turcas. Las autoridades rusas habían exigido que el YPG entregara a Afrin al régimen sirio para “detener” los ataques turcos en la región.

Los Estados Unidos han permanecido bastante pasivos, solo instando a Turquía a que actúe con moderación y que garantice que sus operaciones militares sigan siendo de alcance y duración limitados. Al mismo tiempo, diplomáticos rusos, iraníes y turcos se reunieron para preparar el “Congreso Nacional del Diálogo” sirio que se celebrará en Sochi, Rusia, el 30 de enero, y trataron de consolidar un llamado proceso de paz en el que se mantendrían las estructuras del régimen de Assad.

La Coalición Nacional Siria de Fuerzas de la Revolución y la Oposición sirias (conocida como Etilaf), integrada en su mayoría por grupos y personalidades islámicas liberales, conservadoras y fundamentalistas, no sólo ha apoyado la intervención militar turca y ha continuado sus anteriores políticas chovinistas contra los kurdos en Siria, sino que también participa en esta operación haciendo un llamamiento a los refugiados sirios en Turquía para que se unan a los grupos armados sirios de oposición que luchan en Afrin.

La actual operación militar turca contra Afrin y el reciente fracaso del referéndum de independencia kurdo en el Kurdistán iraquí, han demostrado que las potencias internacionales y regionales no están dispuestas a ver cumplidas las aspiraciones kurdas, nacionales o autonomistas.  Es evidente que el apoyo anterior de Moscú y Washington al YPG, y el apoyo del YPG a la campaña aérea y militar rusa junto al régimen de Assad lanzado a finales de septiembre de 2015, no impidieron la agresión militar de Ankara contra Afrin.

En términos más generales, la operación Afrin refleja la debilidad de todos los actores democráticos y progresistas en Siria ante el régimen de Assad y la destrucción de la revolución siria por parte de sus aliados, así como la consiguiente renovación del poder de este régimen, que ha recibido la aceptación de todos los actores internacionales.

Solidaridad con Idlib y al-Ghouta contra los ataques de las fuerzas del régimen de Assad y su aliado ruso

Al mismo tiempo, condenamos los ataques del régimen de Assad en Ghouta Oriental e Idlib, zonas supuestamente consideradas “zonas de desescalada” según las negociaciones de <<paz>> de Astana, lideradas por Rusia, Irán y Turquía.

Desde mediados de noviembre de 2017, las aproximadamente 400.000 personas en Ghouta Oriental han sido sometidas a ataques aéreos, artillería y bombardeos casi a diario por las fuerzas del régimen y sus aliados. Al menos 21 civiles han sido asesinados por ataques aéreos del régimen y bombardeos en Ghouta Oriental entre el 20 y el 22 de enero. Esto eleva el número de muertos a más de 200 civiles desde que el régimen intensificó su ofensiva contra esta zona el 29 de diciembre.  Según la Defensa Civil Local, las fuerzas del régimen dispararon nueve proyectiles que presuntamente transportaban gas cloro en la ciudad de Douma el 20 de enero e hirieron a 21 personas. A modo de recordatorio, esta región ha estado sitiada por el régimen sirio y las milicias aliadas desde 2013.

Grupos de opositores de al-Ghouta también han bombardeado varios distritos de Damasco, lo que ha provocado muerte y heridas a una docena de civiles en las últimas semanas.

Además de esto, tras los avances del régimen, en el sur de Idlib y en las zonas rurales del norte de Hama, más de 200.000 civiles han sido desplazados el mes pasado, mientras que más de 100 personas murieron entre los enfrentamientos.

Tanto en Idlib como en al-Ghouta, los socialistas tienen que solidarizarse con los civiles contra el gobierno autoritario de los movimientos salafistas y yihadistas, Hay’at Tahrir al-Sham y Jaysh al-Islam, respectivamente.

Ha habido un consenso entre todas las potencias internacionales y regionales sobre la necesidad de liquidar los movimientos populares revolucionarios iniciados en Siria en marzo de 2011 y estabilizar el régimen asesino y autoritario de Damasco con Bashar al-Assad a la cabeza en nombre de la “guerra contra el terror”.  Es este consenso el que ha dado la última “carta blanca” para estos crímenes.

Frente a este consenso contrarrevolucionario, lo que se necesita desesperadamente es la solidaridad entre todos los revolucionarios (árabes, kurdos y todas las demás minorías étnicas) que están en contra del régimen de Assad y de todas las potencias imperialistas regionales e internacionales y apoyar las luchas por la justicia social, los derechos de las mujeres y los derechos de las minorías oprimidas.

La Alianza de los Socialistas de Oriente Medio apoya el derecho de autodeterminación del pueblo kurdo en Siria y en otros países. Esto no significa que adoptemos una postura acrítica sobre las políticas de los partidos kurdos que dirigen estas luchas, ya sea el PYD o el Partido Democrático Kurdo u otros, especialmente en relación con las violaciones de los derechos humanos contra civiles.

Oposición a todas las formas de sectarismo y racismo

Nuestros destinos están entrelazados

Únete a la Campaña de la Alianza en Solidaridad con los prisioneros políticos de Oriente Medio

https://www.allianceofmesocialists.org/14964/

Compartir este artículo