Compartir este artículo
¡Reincorporación ya de los compañeros despedidos!
Los trabajadores de la empresa de pinturas Titanlux (Barcelona), empresa líder del sector, han empezado un proceso de huelgas parciales contra los despidos de dos horas por línea a partir del día 21/11/17, cada martes y jueves, hasta final de año.
La empresa ya lleva despedidos 70 trabajadores y tiene previsto despedir hasta el 33% de la plantilla. Despidos individuales y no colectivos, para así no justificarlos ni negociar con el comité de empresa. El motivo de los despidos no son problemas de producción o de ventas. De hecho, la empresa declaró el último año beneficios de 2,3 millones de euros. Los despidos vienen determinados por las pérdidas millonarias de los amos de la empresa a consecuencia de una inversión especulativa fallida en negocios que nada tienen nada que ver con la fábrica.
Desde Corriente Roja damos toda nuestra solidaridad a los compañeros y nos comprometemos en la defensa de los puestos de trabajo.
Cómo dicen los compañeros: “No nos parece justo que los trabajadores paguemos, en forma de despidos, problemas económicos ajenos a la marcha de la empresa. No estamos de acuerdo en que se externalicen las actividades productivas propias a otras empresas que funcionan con salarios y condiciones precarias. No aceptamos que se despidan trabajadores para reducir los costes salariales mientras la dirección y los altos cargos eluden su obligación legal de declarar en los balances los altos salarios que cobran. No aceptamos que  haya trabajadores que “sobran”, mientras se nos sobrecarga de trabajo con cada nuevo despido. No toleramos que se nieguen abordar los planes de viabilidad de la Empresa con los representantes de los trabajadores.
Es por todos estos motivos que los trabajadores hemos decidido en asamblea, convocar un calendario de huelgas y movilizaciones, que no cesará hasta conseguir que no  haya ni un solo despido más; que readmitan a todos los trabajadores despedidos y que se busquen medidas alternativas para solucionar un problema que los trabajadores no hemos creado”
Compartir este artículo