Compartir este artículo

En Grecia la Unión Europea, de la mano del gobierno de Tsipras, sigue apretando las tuercas. El gobierno griego ha negociado con el Eurogrupo nuevas condiciones para pagar su deuda en las próximas… ¡decenas de años! Esto reduce a Grecia cada vez más a una colonia económica asfixiada por la deuda. A cambio, el gobierno abre el país al saqueo total. Las privatizaciones se han extendido por los principales activos económicos del país y las condiciones laborales se precarizan cada vez más, para facilitar la super-explotación de los trabajadores griegos.

Y aún queda tela por cortar. Las pensiones bajan, los impuestos suben, hay recortes sociales. Las políticas de la UE se clavan como un cuchillo en las degradadas condiciones de vida de la población. El desempleo es del 31% según datos oficiales, el 90% de ellos ya no recibe ninguna prestación. El 60% de los jubilados cobra menos de 700€. El 70% de los contratos son temporales. El salario medio es de poco más de 800€.

Grecia es el máximo exponente de a dónde nos llevan las políticas de recortes y austeridad. Además, allí un gobierno que anunció ser un “freno” a esos ataques a terminado gestionando exactamente igual a los gobiernos neoliberales de siempre. Y es que no hay término medio, o la resistencia de los trabajadores derrumba este gobierno y rompe con los planes de “austeridad” y saqueo de la UE o Grecia está condenada a ser una colonia económica y sus trabajadores a vivir en condiciones miserables.

Foto de portada: Piquete obrero en una reciente huelga en el puerto

Compartir este artículo