Compartir este artículo

Desde el inicio de la crisis, la educación pública está sufriendo uno de los mayores ataques de su historia, siendo sometida a un proceso de privatización, elitización y desmantelamiento por parte de los gobiernos títeres de la Unión Europea que recortan presupuesto a la educación pública para pagar una deuda ilegítima que han generado los banqueros y los grandes empresarios y que pretenden que paguemos nosotros con nuestra educación.

Por Equipo Estatal de Juventud

Y, como siempre, la juventud trabajadora nos estamos llevando la peor parte porque además de recortar la educación nos recortan los derechos laborales y nos condenan a trabajos mal pagados y con condiciones precarias.

Si en el 2007 nos aplicaban el Plan Bolonia, actualmente las reformas educativas que están en marcha son la LOMCE y el 3+2. Todo este proceso implica que en nuestro día a día los estudiantes trabajadores y los sectores más oprimidos y precarios de la sociedad encontremos muchas trabas para acceder a unos estudios de calidad.

La huelga general del 9 de marzo ha sido un punto de partida para el movimiento estudiantil este 2017, pues, unas 50.000 personas se han movilizado en los distintos territorios donde se convocaba la huelga. La unidad de estudiantes de institutos, de universidades y de profesorado ha sido un paso muy importante que hemos dado ya que hacía seis años que no se convocaba una huelga general de toda la comunidad educativa de esta magnitud.

En algunos territorios, CCOO y UGT convocaron una manifestación de profesorado por la tarde cuando la huelga y la movilización oficial era por la mañana. Creemos que esto no ayuda a construir huelgas masivas ya que divide el movimiento. Estudiantes y profesores luchamos contra las mismas reformas educativas y tenemos que golpear como un solo puño.

Es por eso que queremos hacer una mención especial a distintos bloques de institutos y universidades que, como en Andalucía (IES Macarena, UPO y FCOM Filología) fueron juntos a la manifestación, la unidad que mostraron es una victoria que tenemos que seguir construyendo.

Queremos destacar la presencia de asambleas y movimientos como el M.E.S en Barcelona, el IES Macarena en Andalucía o el IES Puerta Bonita en Madrid. Institutos dónde los estudiantes se han organizado para construir la huelga y se han movilizado conformando sus propios bloques con un carácter muy combativo. A su vez, también queremos mencionar la participación de la Plataforma Marchas de la Dignidad y del sindicato Co.bas, cuyas presencias fueron muy importantes para ir conformando la unidad obrero estudiantil.

Después de la huelga, estudiantes y profesores de todo el Estado español tenemos una tarea muy importante: continuar la lucha por la derogación de la LOMCE y el 3+2 y revertir los recortes a la educación pública. Pero esto no es suficiente. No podemos conformarnos con la derogación de estas reformas. No podemos asumir el Plan Bolonia que nos aplicaron hace unos años. Tenemos que construir y organizar la lucha para conseguir una educación pública, gratuita, de calidad, laica e igualitaria y, en las nacionalidades oprimidas como Catalunya, Galicia o el País Vasco, una educación en sus respectivos idiomas. Pero esta lucha no la conseguiremos hasta que cada centro organice a los estudiantes y profesores mediante asambleas unitarias, representativas, masivas y democráticas.

El 9-M no ha sido una movilización masiva, no porque la mayoría de estudiantes y profesores quieran que se aplique la LOMCE y el 3+2 sino por el papel que ha jugado la Plataforma Estatal en defensa de la Educación Pública. Después de haber pactado una huelga desde las cúpulas de sus sindicatos y de haber impuesto la fecha a todo el movimiento sin consultarlo en las aulas o en asambleas de estudiantes y profesores no han sido capaces ni siquiera de organizar los centros donde tienen representación y movilizar a sus afiliados para conformar bloques dignos. En todo el Estado ha quedado reflejado que estos sindicatos no tienen una voluntad movilizadora ya que no es su prioridad.

Desde Corriente Roja queremos hacer un aviso: no vamos a aceptar que usen esta huelga de precedente para justificar y firmar un pacto por la educación con el gobierno y sus aliados. Queremos repetir que no es suficiente la derogación de la LOMCE y el 3+2, tenemos que caminar hacia una educación gratuita y ningún pacto con el gobierno PP-PSOE-C’s va a defender este modelo. Entonces, ¿Queremos pacto? Sí, pero un pacto desde abajo, discutido en las aulas y en los centros. Somos los estudiantes y trabajadores los que decidimos cómo tiene que ser nuestra educación, no los mismos sindicatos que pactaron las dos reformas laborales, que firmaron los Pactos de Toledo, que están manchados de casos de corrupción – como las Tarjetas Black – y subvencionados por el Estado que está al servicio de los banqueros y los grandes empresarios. Los mismos que se benefician cuando el gobierno recorta presupuesto para la educación pública o cuando aplican leyes como la LOMCE o el 3+2.

Viendo el panorama, se hace más claro que nunca que el movimiento en defensa de la educación pública necesita organizarse desde cada centro de trabajo y de estudio mediante asambleas democráticas, de base y combativas y no estar a expensas del sindicato de turno que solo busca fortalecer sus siglas y no construir un movimiento unitario donde confluyan distintas posiciones políticas pero que, en la práctica, organice las huelgas e involucre a la mayoría de los estudiantes y trabajadores en las decisiones y en las movilizaciones.

Más que nunca tenemos que tener claro que la oposición que debilita al gobierno no está en las instituciones ni en los Parlamentos, está en las calles. Solo organizando la resistencia a los recortes y la respuesta social a las reformas educativas y laborales podremos conseguir victorias y ganar derechos.

8M: Las estudiantes luchan contra el machismo

El 8M, Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras, en distintos puntos del Estado Español como Madrid, Barcelona o Andalucía, las estudiantes de distintas facultades se organizaron para participar en las movilizaciones y llevar las reivindicaciones de las estudiantes y la lucha contra el machismo en las aulas y universidades. Es imprescindible que las reivindicaciones estudiantiles y las reivindicaciones de las mujeres sean inseparables y que el movimiento estudiantil de un combate permanente al machismo y a cualquier forma de opresión. Consideramos que es una victoria la participación de estos bloques en el 8M y que tenemos que darle continuidad a la lucha feminista en el movimiento estudiantil.

¡Construyamos un movimiento democrático, masivo, unitario, de base y combativo!

¡Abajo las reformas educativas de la LOMCE y el 3+2!

¡Por una educación pública, gratuita, de calidad, laica y que respete las lenguas de los distintos territorios!

¡No vamos a pagar su deuda con nuestra educación!

 

 

Compartir este artículo