Compartir este artículo
La Coordinadora de Vivienda de Madrid, que agrupa a todas las PAH y Grupos de Vivienda 15M de la Comunidad de Madrid, replica las declaraciones de Manuela Carmena en CTXT
 Reproducimos por su interés la nota publicada en ctxt.es

El 12 de enero las PAH y asambleas de vivienda de Madrid desayunamos con las declaraciones de la alcaldesa Manuela Carmena: unas entusiastas propuestas que saben agrias cuando se conoce la realidad de muchas personas y familias madrileñas. Contestamos para aliviar la profunda ignorancia de la alcaldesa hacia esta realidad y el trabajo de la PAH por el derecho a la vivienda.

La participación clic

Nos hemos reunido periódicamente con la concejala de Empleo, Equidad y Derechos Sociales, Marta Higueras, desde la entrada del equipo de Ahora Madrid. Hemos podido expresar nuestras reticencias respecto a las líneas de actuación de su concejalía en el Área de Vivienda, siempre acompañadas de diagnósticos y propuestas. Y lo hemos hecho porque conocemos de primera mano los problemas. Desde la llegada de Ahora Madrid al Ayuntamiento hemos aportado desde nuestro lugar –el de las afectadas– y desde nuestra forma de conquistar derechos –la lucha social– a lo que pretendía ser una nueva política municipal. Desgraciadamente nuestro esfuerzo ha caído en saco roto y nada de lo hablado en esas reuniones ha tenido relevancia. Nos resulta paradójico que la alcaldesa hable de participación ciudadana: se nos permite apenas un clic en Decide Madrid mientras las decisiones se siguen tomando tras los muros anchos y aislados de los despachos municipales.

De la pobreza y la desigualdad 

En 2015 la brecha entre ricos y pobres en Madrid batió el récord europeo. Sin embargo, nuestra alcaldesa prefiere hablar de oportunidades y poner como ejemplo a las personas “que a lo mejor no tienen un ordenador”. Nos parece tan grave como poco sorprendente que la señora Carmena se una a la larga tradición de identificar pobreza con vivir en la calle y use el adagio de los ocupas ilegales para no tener que hablar de desigualdad.

ES LAMENTABLE QUE LA ALCALDESA NO VEA CÓMO EL BOOM CONSTRUCTOR Y LA ESTAFA BANCARIA DIBUJAN EL PAISAJE EN EL QUE TODAS SOMOS AFECTADAS

Teniendo en cuenta que están íntimamente relacionadas con la forma en que las administraciones gestionan los recursos e intervienen (o no) en las estructuras que reproducen el problema, pedimos a una alcaldesa “del cambio” responsabilidad. Es lamentable que la alcaldesa no vea cómo el boom constructor y la estafa bancaria dibujan el paisaje en el que todas somos afectadas. Al contrario, fortalece con su discurso un modelo neoliberal en el que la vivienda se convierte en mercancía en vez de ser un derecho fundamental: creemos que se pierde una oportunidad única de hacer de la lucha contra la pobreza y la desigualdad la punta de lanza del proyecto municipal.

Desahucios, que los hay

No ha pasado tanto tiempo desde que la alcaldesa declarase Madrid “ciudad sin desahucios”. Manuela Carmena se convirtió en una de las políticas en activo que más ha hecho para invisibilizar este problema. Insiste en negar la pérdida masiva de vivienda y las deudas de por vida al presentar como normalizada una situación que está lejos de serlo. Aparte de los lanzamientos hipotecarios (que no han terminado), queremos recordar a las personas que a lo largo de estos años sufrieron un desahucio: no se esfumaron al quedarse sin casa. Quienes pudieron alquilaron, otras fueron a casa de familia o amigos. Y muchas otras ocuparon una vivienda vacía. Las de ese “último escalón” que Manuela Carmena esquiva constantemente son también afectadas por la hipoteca.

La Obra Social de la PAH en Madrid 

El PP rechazó la Iniciativa Legislativa de la PAH, pero también Ahora Madrid participa de la desgana generalizada de crear un parque de vivienda pública con los pisos de los bancos rescatados. Así pues, nos organizamos para recuperar uno a uno los pisos pagados con el dinero de todos. Nos consta que la alcaldesa conoce nuestra campaña estatal de Obra Social PAH, pero se lo recordamos: a día de hoy hemos realojado a miles de familias en pisos que la administración ha sido incapaz de recuperar.

NOS PARECE GRAVE QUE LA ALCALDESA PLANIFIQUE UN CENSO DE PERSONAS QUE VIVEN OCUPANDO, CUANDO SUS SERVICIOS SOCIALES LO RECOMIENDAN CON FRECUENCIA PARA NO PERDER LA CUSTODIA DE NUESTROS HIJOS

Cansadas de esperar, nos hemos puesto manos a la obra. Quienes vivimos en esos pisos no somos  delincuentes ni malhechores: somos familias que sentimos la pobreza en nuestra piel. Hemos sufrido ya desahucios: por procesos hipotecarios, impago de alquiler o viviendas públicas. Muchas hemos sido desahuciadas por el IVIMA o la EMVS. La mayor parte tenemos menores a nuestro cargo. Hemos llegado donde estamos por la falta de alternativas sociales, y hemos perdido el miedo y la vergüenza gracias al empoderamiento y el apoyo mutuo, batallando también la criminalización y estigmatización de las que la alcaldesa lamentablemente participa.

La estigmatización de la pobreza que ejerce el Ayuntamiento

Nos parece grave que la alcaldesa planifique un censo de personas que viven ocupando, cuando sus propios servicios sociales municipales recomiendan con frecuencia ocupar para no perder la custodia de nuestros hijos e hijas. Un censo así será ni más ni menos que un censo de pobres. La expresión ‘ilegal’ aparece una sola vez en la entrevista. ¿Asociada  a los bancos que desahucian o estafan con productos financieros ilegales? No: Carmena la utiliza para referirse a hogares sin recursos que entran a vivir en viviendas vacías, a pesar de las continuas sentencias europeas que demuestran la ilegalidad de nuestro ordenamiento hipotecario. Ese mismo estigma acompaña al proceso de adjudicación de la EMVS: aquellas que han sido forzadas a vivir ocupando son penalizadas por ello, al no poder optar a una vivienda de emergencia cuando te llega la orden de desalojo. Y, a pesar de las declaraciones de la alcaldesa, no son 6.000 las que están en lista de espera, sino 15.000, según la propia EMVS. El propio Ayuntamiento quiere negar que con los recursos actuales no posee la capacidad de hacer frente a la falta de vivienda. No sólo por el mal hacer de los gobiernos municipales del PP, que asfixiaron los recursos sociales y que, no podemos olvidar, vendió buena parte de la vivienda pública a fondos internacionales de inversión en medio de una crisis brutal. ¿Por qué no realizar ese censo de las numerosas viviendas vacías que están aún en manos de los bancos?

El miedo del Ayuntamiento

Con ese dilema entre sus manos –y con la reapropiación de los inmuebles provenientes del rescate bancario para fines sociales en el programa electoral de Ahora Madrid–, Manuela Carmena se plantea comprar viviendas para cubrir la creciente necesidad. Nos parece una nefasta solución que no desafía sino que afirma la misma complicidad que tuvieron las anteriores administraciones con el sector financiero-bancario. Igualmente cuestionable es el plan de construcción de vivienda pública, ya que olvida la parte madrileña de los 3.000.000 de pisos vacíos en todo el Estado. Denunciamos una vez más el miedo del Ayuntamiento a intervenir en las estructuras que sostienen la desigualdad y producen “casas sin gente y gente sin casas”.

¿Soluciones? Las creamos juntos a través de la resistencia

Por último respondemos a la falsa contraposición en la que la alcaldesa sitúa la resistencia y las soluciones. Le recordamos que allá por 2009, cuando Ahora Madrid no existía y Manuela Carmena ni se planteaba entrar en política, las afectadas decidimos organizarnos. Así convertimos la resistencia en un acto colectivo de creatividad, buscando soluciones que abrieran camino a nuevos derechos. Eso es lo que hacemos en la Coordinadora  de Vivienda de Madrid: luchamos por una ciudad más digna, para todas y con todas, porque somos afectadas por la falta de vivienda. No permitiremos que se nos criminalice por nuestra lucha.

Compartir este artículo