Compartir este artículo

Sabíamos que este 8M iba a ser histórico, pero la realidad desbordó todas las expectativas. Millones de mujeres y muchísimos hombres con ellas, salimos a las calles en todo el mundo. A diferencia de otros 8 de Marzo, en este hubo concentraciones, asambleas y paros parciales en empresas, institutos y facultades. Fue en esencia una grandísima jornada mundial de lucha.

Por Secretaría Estatal de Mujer de CR

Esta participación superior en los actos y movilizaciones fue el reflejo del ascenso que vienen teniendo las luchas por los derechos de las mujeres, como las movilizaciones del año pasado en Polonia por el derecho al aborto, las protestas contra los feminicidios del “Ni una menos” en Argentina y otros países o la reciente marcha de mujeres del 21 de enero contra el gobierno Trump.

No es casualidad que cuanto más ajustes, recortes y planes de austeridad los gobiernos capitalistas imponen, más irrumpan las mujeres en las luchas, precisamente porque son uno de los sectores más afectados. Igual que no es casualidad que las mujeres trabajadoras estemos cada vez más en primera línea en otras luchas.

Entre la institucionalización del “paro”…

En el Estado español, las Organizaciones de mujeres convocaron un “paro de empleo, cuidados y consumo contra el heteropatriarcado” de media hora para sumarse a la ‘huelga’ convocada a nivel mundial por el PIM (Paro Internacional de Mujeres).

Está claro que hubo un acuerdo entre patronales del sector público, los partidos del régimen y los sindicatos mayoritarios para intentar institucionalizar el paro de 12 a 12,30, (en varios lugares cambiando por “la hora del bocadillo”). Esa fue su “huelga”.

En ese día, hubo también multitud de actos y declaraciones institucionales por la igualdad y contra la violencia machista en Ayuntamientos, Diputaciones, en el Senado y el Parlamento, tanto central como autonómicos. Con ello pretendieron quitar todo carácter de clase a esta jornada de lucha, como vienen haciendo cada año desde que la ONU declaró en 1975 el 8M como “El Día internacional de la Mujer”.

Además, quieren desviar la atención del hecho de que son precisamente las políticas y medidas impulsadas desde las instituciones burguesas las causantes de la desigualdad y discriminación que sufrimos las mujeres trabajadoras.

Los recortes sociales de todo tipo que están llevando a cabo tanto el gobierno central como gobiernos autonómicos y municipales al mandato de la UE y que golpean especialmente a la mujer trabajadora, aumentando la brecha de la desigualdad, muestran a las claras su verdadera disposición.

Y la acción independiente de las trabajadoras

Sin embargo, en varios lugares del mundo la jornada tuvo otra expresión, vinculada a la clase obrera y a sus luchas, dando al 8 de Marzo el carácter de clase que tiene. Un ejemplo de ello fue Italia, donde, además de las manifestaciones convocadas en distintas ciudades, hubo paro en educación y sanidad.

Lo más destacable fue la huelga de 24 horas del trasporte urbano en ciudades como Roma y Toscana, así como en Alitalia y en los ferroviarios. Aunque CGIL, el sindicato más grande de Italia, se negó a convocar la huelga general, muchos sindicatos más pequeños sí lo hicieron.

La lucha que venían desarrollando la unificaron el 8M e hicieron suyas las demandas de las mujeres trabajadoras.

También en países como Argentina o Brasil, el paro se convirtió en un acicate para avanzar hacia la unidad de la clase obrera y para seguir enfrentando los planes de ajuste de Macri y Temer respectivamente, con la vista puesta en una próxima huelga general.

Es obvio que para conseguir un paro general “de y por las mujeres”, este tenía que ser tomado y organizado desde abajo por toda la clase obrera y no sólo por las organizaciones feministas.

Con las trabajadoras y trabajadores

CCOO y UGT, que desde hace años renunciaron a defender el 8 de Marzo como una jornada de lucha de la mujer trabajadora, quedaron entre borrados y disueltos en la marea de protestas

Algunos, como la Confederación Intersindical a nivel estatal y la CGT a nivel de Andalucía, dieron cobertura legal en algunas franjas horarias por si alguien decidía hacer “el paro”.

A pesar de ello, la indignación y la voluntad de lucha se expresó por todos los resquicios que pudo, no solo en las impresionantes manifestaciones de la tarde.

Por ejemplo, el Comité de Empresa de FNAC Madrid-Callao (COBAS y CCOO) organizaron concentraciones en los turnos en la puerta de la empresa para que durante el tiempo del bocadillo fuera bajando toda la plantilla; las limpiadoras de Soldene de la Universidad Complutense en varias facultades hicieron lo mismo; las jardineras y limpiadoras de Rivamadrid acudieron a la Plaza del Ayuntamiento durante los 30 minutos de concentración con carteles y camisetas contra la violencia machista.

La Sección sindical de Cobas de Transcom (Telemarketing) organizó actos en las cafeterías de la empresa para que todos los turnos a la hora del bocadillo bajaran y se dieron charlas explicando la situación y qué conmemoramos las trabajadoras el 8 de Marzo, además de alentar a acudir a la manifestación de la tarde. Las trabajadoras de intervención social de Intress y Luz Casanova se concentraron durante 30 minutos en las puertas de sus empresas. Actos como estos se produjeron también en algunos hospitales y centros de educación.

En RTVG (Galicia), las trabajadoras se unieron con el apoyo del sindicato CUT, decidieron en asamblea parar en varios turnos. En Málaga, hicieron el paro de media hora los bomberos. En Sevilla fue secundado por las trabajadoras de Ilunión, trabajadores de la Delegación de Educación y en Granada pararon media hora también los trabajadores y trabajadoras de Sierra Nevada.

Con las estudiantes

Si algo resaltaba en las manifestaciones el día 8 era la presencia de muchísimas mujeres muy jóvenes. En varios Institutos del Estado se hicieron paros parciales. En Sevilla y en Madrid nuestr@s compañer@s más jóvenes prepararon asambleas y pararon también el 8M en sus institutos. Y tanto la UAB en Catalunya como la Autónoma de Madrid también tuvieron un lugar destacado en el impulso de las concentraciones de la mañana.

En Catalunya las compañeras Corrent Roig estuvieron desde el mes de febrero impulsando numerosas actividades programadas dentro de la campaña “Contra el machismo y la explotación, construyamos un 8M de clase y combativo. Se realizaron talleres y charlas. Toda esa actividad sirvió para construir la manifestación, y el bloque de Corrent Roig en la misma, que tuvo mucha presencia de mujeres jóvenes y estudiantes, y fue muy combativa.

Manifestación del 8M en Madrid

El 8 de marzo y todos los días del año

La batalla contra los recortes de los gobiernos, por la igualdad salarial y de derechos, contra la violencia machista y contra el machismo avanza cuando en esa lucha somos capaces de implicar a miles y millones de mujeres y arrastrar también a muchos hombres. Ese es el rédito que nos ha dejado este 8 de marzo.

Se trata de que en esa batalla por la igualdad, contra la violencia machista, contra las política de los gobiernos de turno que alientan el machismo, la desigualdad, la opresión.. hagamos participes, en primer lugar (y todos los días), a las organizaciones obreras.

Por esa razón, saludamos la decisión de las Marchas de la Dignidad que en su convocatoria de Marcha estatal a Madrid el 27 de Mayo ha incorporado como lema central la igualdad (Pan, trabajo, techo e igualdad) y en los seis puntos centrales de la convocatoria, el lema que hemos gritado millones de mujeres en el mundo: “Contra el feminicidio, nos queremos vivas, ni una menos”.

Compartir este artículo