Compartir este artículo

 

El Gobierno de Rajoy, con el respaldo del Rey, PSOE y Ciudadanos, ha dado un paso más aprobando el 155, o lo que es lo mismo la intervención de Cataluña. La primera vez en los últimos 40 años que asistimos a la intervención de una “Comunidad autónoma”.

 

El peor nacionalismo es el nacionalismo español

 

Hablan del peligro “nacionalista” los que bajo el lema de “orgulloso de ser español” hacen desfiles militares y llenan las calles con las banderas españolas conmemorando el genocidio de los pueblos indígenas y el saqueo de un continente. ¡Y luego llaman nacionalistas a los demás!

 

Felipe VI, Rajoy y los partidos de su corte, son los representantes del nacionalismo que más está demostrando su beligerancia, intransigencia y cobardía, el que se esconde llamando nacionalistas a los demás cuando el suyo, el nacionalismo español, es el más grande.

 

Hablan de respeto a la legalidad y de imponer el orden, los que han robado a manos llenas el país, los del Partido de Bárcenas y la Gurtel o los de los Eres en Andalucía.

 

¿Dónde queda el respeto a la Ley, cuando, reforma laboral tras reforma laboral, han condenado al desempleo y a salarios de miseria a millones de trabajadores/as? ¿Dónde queda el derecho al trabajo y a un salario digno para más de 13 millones de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza? ¿Dónde está el respeto a la Ley cuando han asaltado la hucha de las pensiones y ahora están amenazadas para 9 millones de pensionistas? ¿Dónde dejaron, estos amantes de la Ley y el orden, el derecho a la vivienda para millones de personas? ¿Dónde quedó ese derecho para las miles de familias que fueron desahuciadas desde que comenzó la crisis y que en el 2017 van a un ritmo de 189 desahucios diarios?

 

Da lecciones de democracia un Rey que jamás fue elegido por nadie, sino designado por su padre y éste a su vez por Franco.

 

¿Por qué no salieron los patriotas con las banderas españolas cuando se desmantelaba la industria y el campo para dejar el país en manos de la Europa de los mercaderes, entregada a la banca y la industria alemana, yanqui o francesa? ¿Dónde estaban y están esos patriotas cuando nos saquearon y nos saquean “a todos los españoles” para pagar la deuda de los banqueros?

 

Los que hablaban de la recuperación económica (esa que a los de abajo no llega) ahora tienen la desfachatez de alertar sobre “los peligros económicos” que supondría la salida de Cataluña de España y los más de 13.000 millones de euros que “nos podría costar” la “aventura independentista”. El Gobierno de Rajoy ha saqueado 42.590 millones de euros que son los que no se van a recuperar (oficialmente) de la aportación del Estado al rescate bancario. ¿Van a aplicar por ello el 155 a la Moncloa y destituir a Rajoy?

 

El ataque a Cataluña es un ataque a toda la clase obrera

 

Con el 155, arropado en la patriótica roja y gualda, quieren tapar no solo el peor de los nacionalismos, sino sus miserias, robos y saqueos de derechos a los trabajadores/as y a los pueblos.

 

Defender el pan, el trabajo, el techo y la igualdad; defender los derechos democráticos más elementales exige hoy de toda la clase obrera, unidad para defender la libertad inmediata de los Jordis, defender el derecho de Cataluña a decidir y echar a este Gobierno de la corrupción, los recortes y la nostalgia de Franco.

 

Hay que salir a la calle y apoyar todas las iniciativas unitarias en defensa del pan, el techo, el trabajo, la igualdad y el derecho a decidir de Cataluña.

 

Compartir este artículo